Problemas de sociabilización y separación de los dueños con Yorkshires

La sociabilización del Yorkshire:

Tengo dos perras adoptadas. la mayor de 3 años, cruce de yorki, de 4k, que recogí de cachorro, desdentada. Por epidemia de parvovirus por mi zona no inició salidas hasta tres meses, no la pude socializar y aún se altera cuando ve otros perros  en la calle: tira y ladra. La hago sentarse y mirarme, pero no es suficiente. pido consejo.

Acabo de recoger en clíca. veteri. otra perra, yorki, de +-1  año y 1/2. muy asustada. Sale bien, pero tiene ansiedad por separación cuando voy al trabajo y en casa efecto velcro. Al llegar es muy efusiva y la otra le regaña. Espero que se calme la nueva y hago callar a la otra y luego, cuando se han calmado las dos, las saludo, pero no sé bien qué hacer para evitarle sufrimiento a la pequeña cuando nos vamos todos.

Cuando trabajo al lado de casa la oigo lloriquear y no sé si reprenderla como en casa si la veo hacer algo que no deba en ese momento con un sonido (chsss) porque he comprobado que se calla durante unos minutos, pero luego sigue y no siempre estoy al lado de casa... Pido consejo. Las dos se toleran  bien. No llevan aún 1 semana juntas y la primera vuelve a comer de su comedero aún después de la pequeña. Todavía no consiente que la nueva juegue con sus juguetes y he comprado 2 , pero he guardado el "hueso" de tendón porque siempre ha sido muy posesiva con ellos y no me fío de ella. gracias por su atención.

yorkshire_terrier_2.jpg

Respuesta Wikipets

En la mayoría de casos, los perros abandonados y de protectoras sufren un período de estrés e incluso trauma psicológico que puede cronificarse, y se refleja en tus dos perras de manera clara.

Todos los problemas que puedan manifestar deben resolverse con paciencia, constancia, coherencia y liderazgo, no se arreglarán rápidamente.
Debes ser tan pesada como ellas en mantener una postura firme, que no varíe un ápice, ellas se guían por un líder en la manada y tu marcarás su actitud, que debe ser inflexible.
Respecto a la mayor, debe entender la salida como un premio, desde el mismo momento en que se le pone la correa en casa. Rectificar su actitud será lento, pero cuando ladra y tira debes hacerle entender que no te gusta con un “no” enérgico. Cualquier mejora debes premiarla en positivo, cariños, hablarle y algún pequeño premio. Paciencia, costará.
Sobre la pequeña, el “efecto velcro” debe atacarse fundamentalmente haciéndola más independiente, no la mimes en exceso, no caigas en su trampa porque le harás un flaco favor. Debes conseguir que sea autosuficiente, dale juegos para que actúe en solitario o con tu otra perra y sobre todo cuando vuelvas a casa no respondas a su gran recibimiento, debe entender que el que te vayas no es excepcional, dale un escueto saludo.
Esto son algunos consejos genéricos, es imposible abordar el problema particular de cada uno de manera exacta, y cada casa es un mundo.
Todos los miembros de tu familia deben adoptar el mismo comportamiento, en caso contrario les estaremos dando a las perras mensajes contradictorios y no funcionará.
Esperamos haberte podido ayudar algo.
Un saludo cordial
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder