Pulmonía o neumonia en gatos

Al hablar de pulmonía o neumonía lo estamos haciendo de una infección que afecta a los pulmones del gato y cuyo origen es plural, puesto que puede venir provocada por un origen vírico, bacteriano o fúngico. En los gatos es el origen bacteriano el más habitual.

images.jpg

Todos los gatos están expuestos a esta pulmonía o neumonia en gatos pero son los cachorros, los animales de más edad y los gatos callejeros o que pasan mucho tiempo en el exterior los grupos de más riesgo y donde existe mayor peligro de que el desenlace sea fatal.

Los síntomas de la pulmonía en gatos son muy similares a los de los seres humanos, con tos, grillera en el pecho, fiebre, respiración acelerada y con dificultades, pérdida de apetito, deshidratación y, en general, una sensación de debilidad. En ocasiones no es fácil atender a estos síntomas desde el primer momento, dado que son muy similares a los de otras patologías más tenues, como un simple catarro.

En cualquier caso cuando se localiza alguno de ellos se debe llevar a la mascota al veterinario, que optará por un tratamiento con antibióticos si estamos ante una neumonía bacteriana, la más habitual en felinos.

Aunque en ocasiones el gato deberá permanecer unas horas hospitalizado durante el tratamiento, el mismo deberá terminarse en casa. Allí habrá que prestar especial atención a los hábitos alimenticios del gato, procurando que coma de forma adecuada (probar con su comida preferida sería lo ideal). También habrá que estar atento a cualquier acceso de tos que tenga el gato y, en general, a que su comportamiento se salga de lo habitual.

Un adecuado programa de vacunas puede prevenir de forma eficaz la neumonía gatuna. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder