Quiero jugar con mi perro

El juego es una de las actividades más importantes para el perro, aún mas cuando es un cachorro. Es una actividad que le permite interactuar tanto con nosotros como con otro perro. 

jugar con perros.jpg

Hay dos teorías sobre el porqué del juego:

Una viene de la etología clásica en la cual, el juego le sirve al cachorro para practicar aquellas conductas que de adulto le serán imprescindibles. Entre ellas se incluyen las de cazar y huir del depredador, por eso los cachorros suelen jugar a perseguir y a ser perseguidos.

La otra, más actual, dice que el juego no tiene una finalidad específica, sino que el objetivo no es otro que el mismo juego.

El juego más apropiado

Una de las mejores maneras de jugar con nuestro perro, tanto para interaccionar con él como para provocar su ejercicio y reforzar su obediencia, es el tipo “lanzar y coger”. El juguete ideal para ello será uno que pueda sujetarse con facilidad.

El juego consiste en que nosotros lanzamos el objeto estimulando al perro para que lo vaya a buscar y nos lo traiga. Conseguimos que el animal nos preste atención y espere nuestra indicación para ir en busca del juguete. Con esta acción practicamos la obediencia.

Uno de los problemas que normalmente suele surgir es que el perro no nos traiga el juguete.

Cómo entrenarlo para que nos traiga el juguete:

1)   elegimos el juguete ideal.

2)  Lanzaremos el juguete y esperamos a que el perro lo coja.

3)  Llamamos al perro y esperamos a que venga hacia nosotros. No debemos perseguirlo, solo provocará un alejamiento mucho mayor de nosotros. Si no viene hacia nosotros, podemos actuar con indiferencia para que lo haga o también podemos alejarnos mucho más para estimular que venga.

4)  Cuando esté a nuestro lado, sujetamos el juguete con una mano y nos quedamos quietos. Aunque el perro intente el forcejeo con el juguete, no debemos seguir su juego. Con la actitud de total inmovilidad, queremos que el perro entienda que no ceder el juguete es aburrido.

5)  En cuanto el perro empieza abrir la boca pronunciamos la palabra “suelta”.

6)  Inmediatamente después de recuperar el juguete, premiamos la conducta con palabras agradables y lanzamos  el juguete inmediatamente. De esta manera, el perro entenderá que entregar el juguete es la forma más divertida de actuar.

Nunca debemos utilizar como juguetes objetos como zapatos  u otros objetos cotidianos, esto dificulta mucho la capacidad del cachorro para poder diferenciar lo que se puede o no tocar. Este problema una vez establecido puede llevar tiempo a solucionarse. 

Tampoco es conveniente que el perro tenga muchos juguetes a la vez.

Juegos prohibidos

Perseguir luces: utilizar los punteros láser para jugar con el perro, puede ser peligroso para él por provocar la aparición de una conducta compulsiva, y una vez establecida, es difícil de corregir.

Juegos de lucha: Hay mucha costumbre de jugar con el perro a una simulación de combate o compitiendo por la posesión de un juguete o pieza de ropa. Este juego aunque parezca divertido, no es recomendable por dos motivos: uno, porque potencia en el perro la tendencia de morder, sea un juguete, las manos, etc y dos, puede ayudar a que aparezca un conflicto de agresividad por recurso entre el perro y sus dueños. Deben evitarlo ante todo los niños.    

Tipos de juguetes

Juguetes de caucho: son juguetes ideados para que el perro se entretenga y juegue solo. Tienen huecos para introducir premios (galletas o bastoncitos de pollo) lo que los mantiene ocupados durante largos periodos de tiempo intentando sacarlos. Además son muy resistentes para soportar la presión de las mandíbulas y los dientes, sean pequeños o grandes.

Juguetes de cuerda: son buenos para incentivar al perro al hecho de buscar y motivar su instinto, y además ayudan en el proceso de cepillado de dientes y encías. Dependiendo del perro, son bastante duraderos. 

De todas formas, en algunos perros son más atractivos para ellos si los pueden utilizar para jugar con nosotros

Otros juguetes para masticar: aquí podemos encontrar los huesos de cuero que les ayudan a reducir la placa dental mientras se entretienen un rato y los de nylon, que al ser más duros, los estimula o motiva más a masticar. Éstos, también les ayudan con la placa dental y los entretiene más tiempo. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder