Relación entre el perro y el bebe

Como hacer que la llegada de nuestro bebé no se convierta en una situación estresante para nuestro perro. La pervisión,  tranquilidad y el tener un animal que sepa cual su lugar jerárquico dentro de la família ( que no es el líder de la manada ) principales claves del éxito.

images7.jpg

Cuando un bebé llega a la familia, lo más probable es que se convierta rápidamente en el mejor amigo de nuestro perro. No obstante, para que esto suceda, hay que actuar correctamente al introducir el bebé a nuestro perro.

Lo más importante es preparar la situación para que la experiencia no sea estresante para nuestro perro. En este sentido, debemos tener la habitación del bebé preparada con antelación, al igual que  todos los cambio que planeemos hacer. Es aconsejable hacer eso con cierta previsión, dando tiempo a nuestro perro a adaptarse al nuevo entorno y a las nuevas costumbres con tranquilidad y normalidad.

El punto más importante a preparar es la posición de nuestro perro dentro de la familia. Hay que revisar todas nuestras costumbres y asegurarnos que somos nosotros los que tenemos el liderazgo, y que nuestro perro es el último miembro de la jerarquía. De ese modo, nos aseguraremos que al llegar el bebé, no sienta la responsabilidad de tener que cuidar de él, como corresponde a un líder. Si tenemos un perro equilibrado que conoce su puesto, eso no sucederá, ya que no considerará que sea su responsabilidad cuidar a nadie. De ese modo, la llegada del bebé no supondrá ningún tipo de presión ni ansiedad.

Una vez llegado el día en que el bebé se une a la familia, es aconsejable seguir unos sencillos pasos.  Lo más aconsejable es que uno de los padres se siente tranquilamente en el salón con el bebé, mientras que el otro se puede acercar con nuestro perro hasta sentarse a su lado y empezar a hablar tranquilamente, sin hacer caso al perro ni al bebé. La curiosidad natural del perro hará que se acerque a conocer al bebé, y nuestra calma y tranquilidad le darán la confianza necesaria como para que vea la situación perfectamente normal. Siempre que nosotros nos mostremos tranquilos, nuestro perro seguirá con sus costumbres habituales y no tendrá ningún tipo de problema por la llegada de un bebé a la familia. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder