Rescatar un gato de la calle, indicaciones

Si te decides a rescatar y adoptar a un gato de la calle debes recordar que inicialmente se mostrará arisco, así que antes de cogerlo gánate su confianza y no hagas movimientos bruscos. Protégete para evitar arañazos y llévalo siempre al veterinario para que verifique su estado de salud.

callejero1.jpg

Existen diferentes “variantes” en el hecho de rescatar a un gato. Puede que se trate de un gato callejero, de un gato sano que parece abandonado, de un gato lastimado con heridas sin cicatrizar o de un gato con problemas a la vista (en la piel).

No importa si te parece que el gato está bien de salud, siempre tendrás que llevarlo al veterinario como primera medida, sobre todo si en tu casa tienes más gatos, perros o niños. Tal vez pueda estar incubando alguna enfermedad que no muestra síntomas aún.

Los gatos no son tan “amistosos” como los perros cuando se los quiere rescatar de la calle, tenlo en cuenta. Pueden mostrarse esquivos, ariscos y agresivos, sobre todo si están heridos o han sido maltratados, no confiarán en ti aunque tengas las mejores intensiones.

En lo posible lleva unos guantes y mangas largas porque podrá arañarte. Para rescatarlo, es mejor levantarlo desde la nuca. En ese instante, el gato se tranquilizará porque es la misma acción que su madre hacía con él de cachorro. No debes tener miedo, has de estar concentrado y nunca optes por los movimientos bruscos, porque lo asustarás y lograrás que huya de ti.

Trata de hablarle con voz suave y amable, dale seguridad con tus palabras, que sepa que lo vas a rescatar (Los gatos, como cualquier animal saben las intensiones de las personas). En lo posible lleva contigo algún alimento sabroso y que no pueda resistir como ser atún o jamón.

Si aún así no sale de su escondite, puedes acercarle la comida y correrte un poco de lado, hasta que el gato se aproxime sólo al alimento. Evita en todo momento que se sienta acosado o acorralado. Cuando logres tomarlo, colócalo de manera segura en tus brazos, siempre con la mano firme en su nuca. Si está herido, no toques la zona y no hagas movimientos bruscos que lo puedan lastimar más aún. Puedes inmovilizarlo con una manta para llevarlo al veterinario.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder