Rottweiler, conoce la raza, consejos

El Rottweiler es el perro guardián por excelencia, el más utilizado y uno de los más eficientes para las labores de vigilancia o custodia.

Es un perro territorial y no soporta bien a los otros perros. Las hembras son mucho más dóciles que los machos. En todo caso una sociabilización y un entrenamiento riguroso lo configurarán adecuadamente para la convivencia.

Es un perro muy fuerte. No teme a nada ni a nadie. Ni los golpes le amedrentarán en el caso de tener que defender a su familia o su espacio.

Convenientemente adiestrado es un perro muy disciplinado y leal. No es nada aconsejable potenciar su agresividad o utilizar la violencia para potenciar conductas o pautas de ataque y defensa exceptuando el caso de un manejo profesional para labores policíacas o de trabajos especiales.

Rottweiler 2.jpg

El Rottweiler es una raza molosoide. Es un perro grande de constitución doble. Sus instintos hacen de este perro un excelente guardián a la vez que es magnífica compañía para la familia. El temperamento típico de la raza es la de un perro calmado pero no lento ni distraído, seguro de sí mismo, capaz de detectar las intenciones del desconocido sin demostrar desconfianza. Es un perro que se distingue por ser muy trabajador, ágil dado el caso, resistente, leal a la familia y obediente.

A partir de la Primera Guerra Mundial el Rottweiler se ha empleado como perro policía y ha sido la raza más utilizada para la guarda y la defensa.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

Un atributo importante que posee el Rottweiler es su adiestrabilidad. Es un perro muy inteligente y obediente, capaz de aprender muchas tareas. Su historia como pastor, como perro militar y de guarda y también como perro de obediencia y de exposición, habla muy bien de su versatilidad.

Los Rottweiler son ideales como protectores de la familia y de la propiedad. Acepta a todos los miembros de la familia y protegerá tanto al padre como al hijo. Los Rottweiler no suelen tener favoritos, aunque existen excepciones. Los Rottweiler tienden a ser individualistas, y esto es debido, una vez más, a que son criaturas listas y con discernimiento.

Su inteligencia "afecta" a su adiestrabilidad. Tal y como frecuentemente se dice de los gatos, son demasiado listos como para esperar a que se les repita una orden. Una vez la hayan ejecutado una o dos veces tal y como a usted le gusta, seguramente se cansarán del juego y buscarán una salida mejor. «¿Por qué insisten los humanos en hacer estas cosas tantas veces? Ya he captado la idea la primera vez y no era tan emocionante» parece que piensa el Rottweiler.

Algunos ejemplares necesitan más ayuda que otros, pero siempre se requiere paciencia cuando se adiestra a un perro, sin importar de qué raza sea.

La principal característica del Rottweiler es que es un perro muy dominante. No tolera a los otros perros y tiene un sentido innato para la pelea.

La hembra es mucho más tolerante, se integra mejor a la vida de familia y tiene un sentido protector muy desarrollado con los niños. Si se le agrede, tanto a él como a su dueño, entrará en cólera y no se le podrá detener, no tiene miedo a los golpes ni a las amenazas.

A pesar de ello, el Rottweiler es tranquilo, amable, amante de la familia, apacible y poco ladrador.

El Rottweiler es un animal protector por naturaleza, con la fuerza suficiente para guardarse sus instintos protectores. Muchos adiestradores aconsejan tomarse la educación del Rottweiler con mucho cuidado, dados sus instintos naturales y su fuerza.

Se ha utilizado, con gran éxito, el adiestramiento de Schutzhund, cuando éste ha sido dirigido por un adiestrador profesional en un ambiente controlado. A los principiantes no debería ni pasárseles por la cabeza entrenar al Rottweiler para que ataque. Es imprescindible la ayuda de un profesional.

Su naturaleza protectora también subraya su juicio, pero una vez le haya aceptado como un amigo, puede estar seguro de que tendrá a un compañero en quien poder confiar.

Si tiene usted niños en casa y está considerando hacerse con un Rottweiler, debe tener en cuenta ciertas cosas. Un Rottweiler bien criado, educado en el seno de una familia con amor y equidad, es tan digno de confianza con los niños como el mejor de los perros.

Dados su tamaño y su fuerza, muchos padres preferirán no arriesgarse. Ésta es prerrogativa de todos los padres, pero los accidentes y los mordiscos de perro pueden darse con cualquier raza.

De hecho hay más casos de Cocker Spaniels que muerden a los niños que de cualquier otra raza, incluidos los Rottweiler y los Pit Bull Terriers. Cualquier perro puede hacer daño al morder, independientemente de su tamaño, aunque los perros grandes suelen hacerlo con menos fuerza, ya que conocen su poderío. Si conoce usted al criador de su perro y han comentado el temperamento de los perros de esa línea, debería usted confiar en el Rottweiler que compre.

Desde luego, siempre hay tener precaución y nunca debe permitir que el perro asuma el mando, tanto si está con la persona mayor de la familia como con el niño más pequeño. A los perros les gusta tener ejemplos positivos que imitar ya que, si no, intentarán convertirse en los líderes. Su instinto de manada necesita de un líder. Ese líder debe ser usted y a continuación vendrán los otros miembros de su familia. El Rottweiler debe entender que él tiene el rango más bajo de la casa.

Cuidados y Salud:

Aunque no necesita hacer ejercicio en exceso, tener un jardín para que pueda corretear a diario sería lo ideal. También es recomendable controlar su dieta para que no engorde.

Su pelo es de fácil mantenimiento, basta con un cepillado y algún baño ocasional para mantenerlo limpio y brillante.

A pesar de ser una raza grande, el Rottweiler goza de una buena salud aunque puede padecer de displasia de cadera, de torsión de estómago o de parvovirosis.

Historia:

Los orígenes del Rottweiler se remontan a los molosos domesticados de la antigua Roma. Durante la expansión del Impero, los romanos se instalaron en Rottweil (actual Baden-Wurtemberg) y de los perros que allí se quedaron derivó el Rottweiler. Este moloso era usado para la guía de bovinos y, al tener este trabajo, la raza se cruzó con perros pastor e hizo que su aspecto se diferenciara. En 1904 se definió el estándar y en 1912 se empezó a usar con objetivos casi exclusivamente militares. No fue hasta los años treinta que la raza se dio a conocer fuera de Alemania.

La mayoría de los historiadores han situado los orígenes del Rottweiler en la invasión de Germania por los romanos, que cruzaron los Alpes en el primer siglo d.C. No podemos saber con seguridad si los perros que llevaban los romanos eran los ancestros de los actuales Rottweiler, aunque el perro que eligieron se decía que era un perro protector que también tenía habilidades para el pastoreo: una descripción que encaja bien con nuestro Rottweiler.

Los romanos ocuparon Germania durante más de dos siglos y la ciudad que fundaron allí se llamaba das Rote Wil, de la cual deriva el nombre actual de la raza. Dando todavía más crédito a esta teoría, los primeros historiadores citan que hubo ascendientes directos de la raza en áreas de Germania a las que se podía acceder mediante las carreteras construidas por los romanos.

Dicho esto, es evidente que los romanos no llegaron allí con el bello perro de guarda negro y fuego que conocemos hoy; aunque es probable que el perro tipo moloso que ellos usaron, combinado con los perros que había en Germania durante los primeros siglos d.C., dieran lugar a la base del Rottweiler actual. Está bien documentado que los romanos veneraban a los perros de tipo mastiff, conocido como molosos. Cave canem (cuidado con el perro) es un viejo aviso latino que se podía ver escrito en cualquier lugar donde viviera un moloso. De forma parecida, hoy día también se encuentran avisos de esta índole.

El que más me ha gustado lo he visto en Inglaterra y en América, y muestra la silueta de un Rottweiler y en él se puede leer «Puedo llegar a la valla en tres segundos. ¿Puedes tú?» Esto supone, un aviso amedrentador para cualquier posible intruso. Los romanos utilizaban a estos molosos para la protección y para el trabajo militar, además de para el popular deporte de las peleas de perros. Más de uno se perdió en el famoso Coliseo de Roma. Hoy día sólo queda la estructura del gran circo como un recuerdo de la crueldad de la humanidad hacia los animales y entre sí.

También eran importantes para la Roma antigua los perros pastores, que se usaban para conducir el ganado a largas distancias. Se cree que los ancestros del Rottweiler fueron utilizados por Julio César. Este emperador creía que sus ejércitos debían disponer de carne fresca, en lugar de las ya tradicionales raciones de carne salada. El método mediante el cual los soldados obtenían su ración de carne consistía en que el ganado siguiera a pie a los hombres, y para ello se necesitaba a un perro fuerte para dirigir al ganado. La eficacia para el pastoreo del Rottweiler, incluso hoy día, hablan bien de la habilidad innata de esta raza.

Durante el siglo VIII d.C. se fundó la ciudad de Rottweil en Alemania. La palabra Rote (como en das Rote Wil) hacía referencia a los sillares de piedra roja que se usaron para construir la ciudad. Estas piedras rojas fueron aprovechadas de los edificios en ruinas que databan de la ocupación romana, unos cinco siglos antes. La ciudad de Rottweil fue excepcional en cuanto a la estima que mostró hacia su perro, en un tiempo en que los alemanes no consideraban a los perros más que como meros instrumentos y ayudantes.

Como ayudante en Rottweil, la raza fue conocida como el perro de los carniceros o, como se dice en alemán, Metzgerhund. Llevaba el ganado hacia y desde el mercado, lo que recuerda el uso que Julio César hizo de ellos. Los perros eran duros, valientes e incansables y rara vez evitaban la confrontación con un toro o con otro perro. Las peleas entre estos perros de carnicero se volvieron, de alguna manera, frecuentes, y a cualquier ejemplar mordedor, era obligatorio ponerle un bozal.

El declive de la raza fue motivado por la prohibición gubernamental del pastoreo del ganado vacuno, ya que la sociedad, cada vez más industrializada, encontraba otras formas de trasladar el ganado, mediante vagones y mulas.

Además, la amenaza que suponían los animales salvajes, como los osos y los jabalíes, había desaparecido casi por completo. Mucho más tarde, el Rottweiler fue un perro que «sufrió recortes de talla» (como se dice hoy en día) y la raza casi se extinguió. Los amantes de los perros alemanes preocupados rescataron a la raza, que se había desplomado hasta el punto de que hacia el año 1905 sólo había un ejemplar de esta raza.

Cuando el Deutscher Rottweiler Klub (DRK) fue fundado en 1907, fue el primer club alemán de Rottweiler. Como la política en el mundo canino no es mucho mejor que la política gubernamental, se fundó un segundo club ese mismo año y se llamó International Rottweiler Klub (IRK). Doce años después, se creó un tercer club, el South German Rottweiler Club y reinó la confusión y la política arisca. Afortunadamente, tanto para los propietarios como para los estudiosos del Rottweiler, el DRK y el IRK hicieron lo razonable y se unieron para formar el Allgemeiner Deutscher Rottweiler Klub (ADRK) en 1921, que absorbió al Club del Sur de Alemania al cabo de tres años.

Mientras que tener un solo club supuso una ventaja en Alemania y, debido a ello, un solo libro de orígenes de inscripción de nacimientos, los Rottweiler ya estaban mostrando diferencias en cuanto al tipo y algunos tenían la cabeza más débil. Una mayor uniformidad en cuanto a la morfología y una constitución más robusta fueron el objetivo primordial del nuevo club, y la raza pronto adquirió un aspecto más consistente, y con mejor temperamento y habilidades para el trabajo. El club no sacrificó el tipo y tuvo siempre presente a los perros de pastoreo originales y sus rasgos. Debería hacerse notar que el ADRK tomó una decisión consciente acerca del color deseable para el Rottweiler. La coloración negra y fuego era la predominante, pero había también otros colores, que incluían el marrón y el beige, además de algunas manchas blancas. La selección del color negro y fuego por parte del ADRK significaba que sólo los perros con el color de capa adecuado conseguirían la aprobación para criar.

Ya que el pastoreo de vacas había dejado de existir para la raza, se requería una nueva actividad. Esto dio lugar a los orígenes del Schutzhund (prueba de trabajo para perros de guarda) en 1930. Esta prueba de trabajo ponía de manifiesto las habilidades protectoras del perro, su inteligencia y su adiestramiento. Fue la prueba de fuego para los animales de cría en Alemania y un requisito para que los Rottweiler fueran respetados como campeones. Además del adiestramiento para atacar, la prueba de Schutzhund incluye también el rastreo, la obediencia básica y la presteza y voluntad del perro a obedecer órdenes.

El estándar del ADRK para el Rottweiler fue adoptado por primera vez en Alemania durante los primeros años del siglo XX y ha permanecido virtualmente inalterado a lo largo del tiempo, lo que habla muy bien de la uniformidad de la morfología y temperamento.

El primer Rottweiler que llegó al Reino Unido lo hizo en 1936, importado por Thelma Gray una entusiasta de la raza. A la primera perra se la llamó Diana v.d. Amalienburg, SchH I, que ella vendió a Mrs. Simmons, que tenía el afijo Crowsteps. El segundo Rottweiler, también una hembra, fue Enne v. Pfalzgau, una buena perra campeona alemana de tres años, criada por Herr Weinmann.

Se decía que tenía una cabeza débil y que transmitió este rasgo a su progenie. Fue vendida a Mrs. Patton y su primera camada murió debido al moquillo, a excepción de un cachorro, Anna from Rozavel, que se convirtió en una perra de trabajo bien adiestrada. Se cree que Anna fue el único Rottweiler que quedó en Inglaterra al final de la segunda guerra mundial.

Mrs. Gray había importado otros tres perros antes de la guerra (Asta von Norden, Arnold v.d. Eichener y Vefa von Kohlerwald), algunos de los cuales lo hicieron bastante bien en las exposiciones, pero fueron enviados a Irlanda durante el conflicto y ya no se les volvió a ver. Miss Homan importó a Benno von Kohlerwald, que no pasó muy bien la cuarentena y mostró después un temperamento inestable. Fue enviado a las Fuerzas Aéreas.

El comienzo real de la raza en Inglaterra está marcado por el fin de la guerra, ya que los diez años anteriores no dieron de sí ni siquiera una pareja reproductora. Anna era la única perra que quedaba en el Reino Unido, y hacia 1945 ya tenía nueve años y era difícil que pudiera criar. Se «retiró» como mascota bastante felizmente.

Mientras servía en Alemania como oficial veterinario, el capitán Roy-Smith admiró al Rottweiler, al que pudo ver muchas veces durante su vida como militar. Este joven veterinario fue el primero que importó un ejemplar al Reino Unido. Aunque hay informes acerca de la existencia de Rottweiler en el Reino Unido hacia 1913, ningún perro se había inscrito en el libro de orígenes del Kennel Club cuando Roy-Smith preguntó por ello.

Los Rottweiler de Roy-Smith, además de los perros fundadores importados por Mrs. Joanna Chadwick constituyeron una importante base para la raza en Gran Bretaña. Estos primeros ejemplares llegaron a Inglaterra casi todos desde Alemania, y más tarde de Holanda y de Suecia, donde la raza se había consolidado. Entre los criadores británicos que importaron Rottweiler en los años 50 y los 60 tenemos a Rintelma, Mallion, Blackforest, Gamegards y Taucas.

El Rottweiler Club del Reino Unido fue fundado en 1960 por Mrs. M. Wait, con una inscripción, en su origen, de 25 entusiastas del Rottweiler, con Mrs. Gray como primera presidenta, de acuerdo con sus esfuerzos iniciales con esta raza. El segundo club, la British Rottweiler Association, fue fundado poco después, y los dos clubs colaboran amigablemente entre ellos.

A finales de los 60, el Rottweiler fue habilitado para los Certificados de Desafío (Challenge Certificates) de las exposiciones de belleza de campeonato del Kennel Club. El primer campeón surgió en 1966, y era una perra llamada Chesara Dark Destiny, propiedad de Pat Lanz.

Durante los años 30 se registraron los primeros Rottweiler en el libro de orígenes del American Kennel Club, iniciándose con una perra criada en Alemania llamada Stina v. Felsenmeer, propiedad de August Knecht.

La primera camada criada en los EE.UU. fue conseguida por Otto Denny en septiembre de 1930. Su reconocimiento como perros de pura raza por el AKC se consiguió en 1931, cuando había muy pocos Rottweiler en el país y todavía no se había adoptado un estándar de la raza. Knecht y Denny aparearon a sus perros y produjeron la primera camada registrada en el AKC.

Otras camadas también se registraron en el AKC durante las dos décadas siguientes, principalmente por parte de inmigrantes alemanes que habían sido criadores de Rottweiler en su patria.

El primer campeón del AKC que ganó dicho título en 1948, Zero, fue criado y era propiedad de Noel P. Jones. Su hermana de camada Zola se convirtió en la segunda campeona y era propiedad de Erna Pinkerton. Más tarde, Jones presentó a Ch. Kurt que fue el primer vencedor de Grupo. La raza resultó más conocida como ganadora de títulos de obediencia que como campeona en las exposiciones de belleza. El primer Rottweiler que ganó un título de obediencia fue Ch. Zada’s Zenda, CD. Gero v. Rabenhorst, un ejemplar de importación, obtuvo el CD, el CDX y el UD, que son los tres primeros títulos progresivos de las pruebas de obediencia americanas. Este logro en 1941 marcó la primera obtención, por parte de un Rottweiler, del título UD.

Laura Coonley tiene el mérito de ser la primera persona que crió a un Rottweiler americano Best in Show. El perro ganador era Ch. Kato v. Donnaj, CDX, TD, propiedad de Jan Marshall. Kato no disfrutó de la distinción de ser el único Rottweiler «BIS», ya que su propio hermano Ch. Rodsen’s Duke Du Trier consiguió la victoria al día siguiente. Era mayo de 1971. Duke repitió su victoria en Canadá, siendo el primer Rottweiler que ganó el BIS en ese país.

Mientras que el Rottweiler ha tenido cinco clubs de la raza en los EE.UU., el American Rottweiler Club, fundado en 1971, es el club padre. Entre los otros tenemos el Colonial Rottweiler Club, el Medallion Rottweiler Club y el Golden State Rottweiler Club. Cada uno es una entidad independiente, aunque todos están ahí para mejorar la raza y proteger el estándar racial en los EE.UU.

Pocas razas han brillado tanto en los EE.UU. como el Rottweiler. Los 90 han sido de color negro y fuego, y el Rottweiler ha reinado como una de las razas más populares del país. Aunque sólo superada por una raza tan popular como el Labrador Retriever, el Rottweiler inició los 90 con un censo de centenares de miles de ejemplares. Lo más destacable de este logro es que el Rottweiler es un perro mediano-grande, pero con mucha fuerza y determinación.

Tal y como veremos, no es un perro apto para todo el mundo, aunque muchos americanos parecen identificarse con su distinguida estatura y orgullosa fuerza, que refleja con acierto su noble ascendencia germana.

El Rottweiler es un perro compacto, robusto, vigoroso y muy fuerte. Sus extremidades son musculosas y potentes. Tiene las orejas triangulares, implantadas altas y las lleva hacia delante.

Apariencia General

En los países donde es legal, se le suele amputar la cola dejando sólo una o dos vértebras. Tiene un pelo duro, liso, apretado y de color negro con marcas de fuego muy concretas.

La hembra pesa en torno a 40 kg y mide entre 56 y 63 cm hasta la cruz, considerándose óptima una altura entre 60 y 61 centímetros. El macho pesa en torno a 50 kilogramos y mide entre 61 y 68 cm, siendo deseable dentro del estándar que mida entre 65 y 66 cm, capaz de generar una fuerza en su mordida de alrededor de 150 Kg-F en el radio de su boca.

Al contrario que las otras razas de tipo moloso, como el Mastín Napolitano, el Dogo de Burdeos y el Bullmastiff, el Rottweiler es un perro equilibrado, bien proporcionado y no exagerado como los gigantes anteriormente mencionados, proclives a la acromegalia y a enfermedades peores.

El pelaje negro liso y lustroso, acentuado por sus manchas de color fuego estratégicamente localizadas, cincela una bella figura. Su cabeza es impresionante, pero no desproporcionada con su cuerpo. Es, de todas todas, un animal majestuoso de un tamaño considerable, aunque no como el Mastiff y otras razas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder