Rought collie o Collie de pelo largo, conoce la raza, consejos

La raza Rought Collie es muy buena compañera, es hogareña y le gusta estar con su familia.

Se caracteriza por un largo y fino pelaje, que le protege del frío, aún así, si se adiestra bien, también puede ser un buen perro par lugares interiores. Su cuidado no debe ir mucho más allá de un cepillado continuo por todo el cuerpo.

Pueden llegar a pesar hasta 35 kilos. Raramente veremos un ejemplar monocolor, al contrario, acostumbran a tener tres colores en el pelaje o incluso más de tres.

rought collie.jpg

El Rought Collie o Collie de pelo largo es un perro de gran belleza, que se muestra con serena dignidad y en el que cada parte es proporcional al conjunto del cuerpo.

El Collie desciende de los perros pastores escoceses encargados de guardar el rebaño. Estos perros eran capaces de llevar el ganado a pastar, defenderlo y devolverlo al corral sin la presencia del dueño. Tenían las patas y el hocico más cortos que el Collie actual y eran de color negro y blanco. Muchos expertos coinciden que el cruce con Setters y Borzois contribuyó al alargamiento de las patas y del hocico, y que proporcionó a la raza una silueta más esbelta. Hacia 1860 el Collie empezó a participar en concursos de belleza y ya, en 1870, se diferenciaron las dos razas: el Collie de Pelo Largo y el Collie de Pelo Corto.

Debe su popularidad a la famosa perra Lassie, protagonista de varias películas y de una serie de televisión. El personaje de Lassie fue creado por el escritor inglés Eric Knight que en 1940 publicó la novela Lassie come-home. Tres años más tarde, la Metro-Goldwyn-Mayer llevó a la gran pantalla esta historia de amistad, amor y valentía.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Rough Collie es sensible, hogareño, bondadoso, juguetón y muy afectuoso con los niños. Es inteligente y aprende con rapidez, permite adiestrarlo con facilidad siempre y cuando se haga con suavidad y paciencia.

El Collie es básicamente un perro familiar: adora a la gente y la gente le adora a él. Descendiente de perros ovejeros y de granja, tiene un instinto natural para proteger su hogar y, particularmente, a los niños de la familia.

Las hazañas de la popular Lassie en sus películas, no tienen nada que envidiar a lo que muchos Collies realizan día a día en sus hogares. No es por azar que los Collies, más frecuentemente que cualquier otra raza, han estado presentes entre ganadores finalistas de los premios a la heroicidad canina.

El Collie es un buen compañero para niños y adultos. Por su educación es bondadoso, juguetón y afectuoso. Como perro de vigilancia, su ladrido aún es peor que su raramente usado mordisco. Puede entrenarse para ser tranquilo, pero aun así lleno de vitalidad, comportándose adecuadamente dentro de la casa, incluso en un pequeño apartamento. El Collie actúa de igual modo en el hogar, que en el campo o en la ciudad, ya que es feliz mientras esté con «su familia».

Aunque se le puede llamar de distintas formas: «Escocés» o «Inglés»; «de morro corto» o «de morro largo»; «tipo Lassie», «ovejero» o «de concurso», sólo hay una raza común, y ésta es el Collie, sin otro nombre adicional.

El Collie de pelo largo es un perro muy inteligente, fiel y amigable. Tiene altamente desarrollado el sentido de protección hacia sus amos, especialmente hacia los niños. No es agresivo ni miedoso. Es un perro de compañía excepcional.

El Collie de pelo largo es un perro muy sensible, por lo que se recomienda que sea entrenado con delicadeza y amabilidad. No responde bien a métodos duros de entrenamiento pues en tal caso tiende a no cooperar y desiste de aprender hasta las cosas más sencillas.

Cuidados y Salud:

A pesar de lo que pudiera parecer, el Collie de Pelo Largo no es un simple ornamento, se adapta bien a la vida de interior pero prefiere vivir en espacios abiertos en los que pueda correr y descargar toda su energía.

Hay que enseñarle desde cachorro a no ladrar, ya que de mayor acostumbra a ser bastante ruidoso. Es un perro sensible al calor, por lo que se recomienda que este en lugares con sombra y que se le ofrezca suficiente agua.

Su preciosa cabellera requiere un cepillado regular, con dos veces por semana ya basta. Se aconseja utilizar un cepillo de cerdas y cepillar en la dirección del pelo y al revés.

Los dientes también necesitan un cuidado continuo sino puede que caigan a una temprana edad. Es recomendable cepillarlos con frecuencia y estimular el mordisqueo para mantenerlos sanos.

El Collie de Pelo Largo goza de buena salud aunque es propenso a padecer problemas oculares, como atrofia retinal progresiva, problemas cutáneos y displasia de cadera. Los menores de un año pueden sufrir displasia de codo.

Historia:

Aparentemente la historia del Collie no está muy clara, ya que esta raza era tan común que pocos escritores contemporáneos hablaban de él. El Dr. John Caius en 1570 escribió acerca de un perro pastor que hoy en día es el que conocemos por Collie:

El origen del nombre de «Collie» se mantiene en duda. Algunos dicen que viene de «Colay» (carbón), refiriéndose al color de los perros, ya que el negro era probablemente el color predominante de la raza original. Otros dicen que viene de «Colley», una raza de ovejas escocesas. En cualquier caso, la raza se origina sin duda en Escocia y en el norte de Inglaterra, donde fue utilitaria hasta el siglo XIX. Fue después de que el Collie atrajera a los criadores de perros, cuando ganó en popularidad y encanto.

Estos aficionados criaban de manera selectiva, escogiendo como padres a los perros que en físico y en temperamento podrían interesar tanto como animales domésticos, como para trabajar.

Entonces, el Collie incrementó gradualmente su tamaño, su cabeza se hizo más larga y refinada, su manto también creció y sus andares se esterilizaron hasta alcanzar la apariencia magnífica que posee hoy en día. La reina Victoria fue patrona de la raza y tuvo mucho que ver con su aumento de popularidad. No fue hasta 1900 cuando empezó en EE.UU. la expansión del Collie, gracias a un hombre llamado J.P. Morgan, que se dedicaba a importar y exhibir a los perros, hasta cuyo momento la raza había cambiado poco.

Rawdon B. Lee, un historiador de perros del siglo XIX, encontró de dónde derivaba el nombre del Collie. Explica que originariamente se deletreaba «Colley», que procede del nombre anglosajón que significaba negro («Col»). Las ovejas de cara negra de Escocia se llamaban «Colleys» y, naturalmente, el perro que las conducía iba a llamarse perro «Colley». Shakespeare usó el término queriendo darle el significado de negro en su obra Sueño de una noche de verano, donde dijo: «Breve como la claridad en una ennegrecida noche» (Collied night). Chaucer mencionó: «Coll our dog». La palabra «Coal» (carbón), proviene de la misma fuente.

Esta derivación parece muy simple y todavía otros viejos escritores se plantearon la cuestión. Uno de ellos decía que el origen de la palabra «Collie» se debía a la banda blanca alrededor de su cuello, sugiriendo un collar natural. Otros sostienen que proviene del gaélico, ya que la palabra cachorro en esta lengua es «Cuilean».

Existía la creencia en Escocia de que el Deerhound, el Collie y el Scottish Terrier, descendían de un ancestro común, ya que había una similitud entre la forma de la cabeza, la expresión y las orejas en estas tres razas. Otro historiador sostenía que el Newfoundland (Terranova) tomó parte en el temprano desarrollo del Collie.

Rawdon Lee cuenta una historia sobre un viajero en el distrito de Cumberland Lake para ratificar el hecho de que un pastor muy raramente podía ser visto sin un Collie pegado a sus talones: «Un turista preguntó a un nativo cuánta gente acudía a una pequeña y pintoresca iglesia que estaba visitando. Y el nativo le contestó: El último domingo había diez perros sin raza (cur dogs) sentados en el porche en el patio de la iglesia. El turista interpretó que lo que había eran diez personas practicantes que acudieron con su perro ovejero o «cur», como se llamaba al Collie en la región».

En esos días la aptitud que se buscaba era la del perro trabajador, cazador, perro ovejero o de vigilancia, y la selección que se hacía sólo en esa dirección. No fue hasta mediados del siglo XIX que se empezó a considerar el aspecto físico del perro. En Birmingham, en 1860, se celebró el primer concurso que englobaba a perros ovejeros. J.H. Walsh, una conocida autoridad en la materia que posteriormente escribió un gran número de libros y artículos usando el sinónimo de Stonehenge, fue uno de los jueces. Sólo hubo cinco participantes, pero es seguro que ésta fue la primera vez que uno de los progenitores de nuestro Collie de hoy en día aparecía en el ring de un concurso. Diez años después, en un show en Birmingham, acudieron quince participantes, entre los cuales había un Old Cockie, un perro que se haría famoso en la historia del Collie como fundador de una soberbia línea. Charlemagne, quizás el ejemplar más triunfador del siglo XIX, fue su nieto. Incluso hoy en día hay Collies con sangre de Cockie en sus venas.

Para probar la inteligencia de la raza, Rawdon Lee contó lo que había visto en una ocasión en un circo conde actuaban estos animales. Un Collie empujó una escalera contra el muro de una casa en llamas, subiendo por ella, saltando por una ventana y regresando con un niño que sostenía en su boca, y al que conducía a un sitio seguro. El perro cayó de costado simulando estar agotado. Entonces, dos Collies, simulando empujar una ambulancia, cargaron al perro «muerto» en una camilla.

Ésta es otra historia sobre un Collie que jugaba al nap, un juego de cartas de la época. Era capaz de jugar sus cartas contra todo aquel que desafiaba a su amo. El perro sabía qué cartas jugar mediante una señal secreta de su maestro.

Los Collies fueron usados en Sudáfrica por los criadores de avestruces para conducir a las aves a través del campo con el fin de desplumarlas. Los perros realizaban su inusual tarea con gran habilidad, aunque las grandes aves embestían con frecuencia a los hombres asustadas por la presencia de los Collies.

Un Collie negro llamado Help se dedicaba a pedir para un fondo de caridad en las vías del ferrocarril. En su collar llevaba escrito: «Yo soy Help, el perro del ferrocarril de Inglaterra y el representante de los huérfanos de los trabajadores del ferrocarril muertos en servicio». Los donativos que logró fueron increíbles.

La reina Victoria fue la orgullosa dueña de un Collie blanco, que era poco frecuente en aquel entonces y lo sigue siendo hoy en día. Los aficionados a los Collies de la época temían que empezara una manía por tener Collies blancos, pero sus temores fueron infundados.

Como todos los Collies del mundo, el Collie americano de hoy en día procede de sus ancestros ingleses y son de agradecer a los aficionados americanos las incursiones realizadas en el país de origen para comprar los mejores ejemplares ingleses.

El primer concurso canino de América se hizo en Filadelfia en 1877, pero no se exhibieron Collies. La primera aparición de Collies en un concurso americano fue en el año siguiente, en Westminster, donde al igual que en Gran Bretaña, concursaron en la clase de perros ovejeros.

El interés por la raza creció durante la década siguiente, habiendo cada vez más exhibiciones, hasta que en 1886 se fundó el Collie Club of América. Hoy en día todavía existe y es probablemente uno de los clubs de raza más antiguos del mundo.

Hasta el final de esta década, los aficionados al Collie han importado ejemplares a través del Atlántico, y las competiciones fueron cada vez más reñidas, incrementándose la cría de Collies en número y en interés. La importación durante ese tiempo incluyó ejemplares como: Tweed II, Ayrshire Ladie, Marcus, Ch. Dublin Scot y Ch. Flurry II, por mencionar algunos nombres, aunque la búsqueda sigue estudiando los pedigrees de hoy en día.

El año 1894 fue de oro para la raza en América, cuando Ch. Christopher, Ch. Sefton Hero y Charlton Phyllis dejaron Gran Bretaña y se fueron a América.

Durante los últimos años del siglo pasado y principios de éste aparecieron numerosos criaderos tales como: Chestnut Hills, de Mr. Mitchell Harrison, Wellesbourne (que empezó en Inglaterra, trasladándose posteriormente), Mr. J.P. Morgan’s Cargstons, Coilas o Mr. Ormiston Roy, Brandane e Imna de Miss Bullocke, entre otros.

Todos estos propietarios importaron muchos especímenes y algunos devolvían las perras a Gran Bretaña para la cría, volviendo a América una vez parían. De aquí una de las razones que explica por qué los pedigrees entre los dos países se mezclan. Cabe recordar que esto ocurría en los días antes de que Gran Bretaña instaurara la cuarentena contra la rabia.

El año 1905 contempló la llegada de Mrs. Lunt’s Alsteads, y unos años después la categoría fue aumentada por el Dr. O. P. Bennett’s Tazewells, Hertzvilles (Mr. H. L. Hertz) y por un corto período de tiempo los Knocklaydes de Mr. T. P. Hunter, quien importó al campeón inglés Weardale Lord, rebautizándolo como Knocklayde King Hector, bajo cuyo nombre se convirtió rápidamente en campeón y semental de su país de adopción.

La llegada de la primera guerra mundial hizo que el mercado americano pudiera disponer de Collies de primera clase que de otra manera nunca habrían abandonado su país de origen.

La historia se repitió en 1939, aunque no se puede decir que los Collies importados  esa vez contribuyeran de manera espectacular en el mercado americano, que por aquel entonces estaba ya bien establecido en sus propias líneas sanguíneas.

Todos los Collies del mundo deben sus inicios a Ch. Trefoil, quien criado en 1873, está detrás de cada uno de los Collies de hoy en día.

Luego vinieron cinco generaciones de Trefoil: ch. Christopher (1887) y sus dos hijos, Ch. Stracathro Ralph y Edgbaston Marvel, con los cuales trazamos la historia del Collie americano actual. Del anterior viene Ch. Anfield Model, que sobresalió en muchísimos concursos, particularmente con las cualidades de su cabeza aunque fracasó como animal de reproducción. Sin embargo, Stracathro Ralph, fue responsable de once generaciones de las que derivan el mayor número de ganadores en EE.UU., Europa e Inglaterra. El otro hijo de Christopher, Edgbaston MArvel, dejó cinco generaciones después a Ch. Parbold Piccolo, padre de Ch. Anfield Model, pero su otro hijo, Parbold Pierrot, fue más significativo y dejó una mayor influencia en la raza.

De Piccolo hasta hoy, encontramos a los Bellhavens y a sus descendientes directos, pero en la línea de Ch. Magnet encontramos a todos los ganadores de los concursos celebrados en América de esa década. A través de Ch. Laund LEgislator, se obtienen los Lodestones, Hertzvilles, Hazeljanes, Noranda y alguno de los Brandywynes. Pero es de la otra línea, a través del hijo de Ch. Poplar Perfection (Ch. Eden Emerald), que deriva la mayor parte de la historia del Collie americano: Brandwyne, Alstead, Sterling, Honeybrook, Starberry, Accalia, Silver-Ho, Paradere, Tokalon, Erin’s Own, Royal Rock y Glenhill, entre otros.

Parece asombroso que Magnet ejerciera tan gran influencia en América como animal de reproducción, ya que tenía nueve años antes de llegar al continente y era de esperar que sus días de gloria se hubieran terminado después de ser empleado repetidamente en Gran Bretaña para la reproducción. Cabe destacar que la gran mayoría de ganadores en Gran Bretaña son descendientes directos de Magnet, a través de una vez más de Ch. Polar Perfection.

La historia del Collie no estaría completa sin hablar de Albert Payson Terhune, cuyas famosas historias de «Sunnybank» en 1920, ayudaron a popularizar la raza. Ninguno de nosotros podrá olvidar a Lassie, la estrella del cine y la televisión. El Lassie original, como por todos es sabido, era una hembra llamada Pal, contratada después de muchas pruebas para interpretar el papel de Lassie en una película basada en la conmovedora historia de Eric Knight sobre un Collie que es separado de su querido amo. Pal cuyo amo y entrenador fue Rudd Weatherwax, era la pequeña de la camada y nunca tuvo aptitudes para concursar, aunque descendía de buena línea. Provenía de Red Brucie of Glamis y nació en 1940.

Mucho tiempo antes de Lassie hubo otro Collie estrella de la pantalla llamado Blair, pero conocido como Rover. Blair apareció en el film «Rescatado por Rover» (1905), que narra la historia de un Collie que salva a un niño de ser secuestrado. También tuvieron gran éxito otros tres dramas que protagonizó: «Rover conduce un coche», «Compañero de juegos» y «Camarada mudo».

Apariencia General

El Collie de pelo largo es un perro bien proporcionado, de apariencia aristocrática. Su cabeza es bien equilibrada, vista de lado o de frente tiene forma de cuña. Tiene el hocico largo, liso, bien redondeado y truncado. La trufa debe ser siempre negra.

Sus orejas son pequeñas y se encuentran bastante distanciadas entre sí; en la base son erectas y en la mitad superior caídas hacia adelante. Sus ojos son de tamaño mediano, de forma almendrada y de color oscuro (los ejemplares azul mirlo suelen tener los ojos azules), con expresión dulce e inteligente. La cola es larga y usualmente la lleva baja o con la punta ligeramente torcida hacia arriba (nunca debe ir sobre el dorso).

Se reconocen tres colores: azul mirlo, tricolor y arena. Su pelo es largo y de textura áspera. Es más largo y abundante en el cuello, el pecho y la cola.

En los ejemplares que son color azul mirlo predomina el color azul plateado, frecuentemente con machas color fuego. Los perros que son tricolores son de color predominantemente negro, con blanco y con manchas color fuego intenso en la cabeza y las extremidades. El color arena puede ser cualquier tonalidad desde dorado claro hasta caoba oscuro. No deben ser de color crema. Es preferible que tengan las marcas blancas típicas de los collies (en el collar, el pecho, las patas y la punta de la cola).

Los machos pesan entre 27 y 34 kg y miden entre 56 y 61 cm, mientras que las hembras pesan entre 23 y 30 kg y miden entre 51 y 56 cm.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder