Salud de la Cobaya

Es importante conocer el estado normal general de nuestra cobaya para  reconocer y detectar posibles alteraciones que sean síntomas de enfermedades y acudir en caso necesario al veterinario para preservar la salud y el bienestar de nuestra mascota.

cobaya 5.jpg

Sería bueno que, de vez en cuando, le hiciésemos un chequeo rutinario a nuestra cobaya para detectar cualquier posible anormalidad, por ejemplo:

Nariz: la nariz debe estar siempre limpia, no debe haber mucosidad. Si tiene estornudos puede ser por una infección bacteriana  y si tiene puntos en la cara pueden ser hongos.

Ojos: sus ojos deben ser claros y simétricos. Segregan un líquido blanco para limpiarse la cara.  Lo que no sería normal son ojos hundidos (deshidratación), ojos protuberantes (infección, lesión o raíz del diente) o incluso con manchas blancas (lesión).

Oídos: deben estar limpias, no puede haber suciedad ni inflamación, si inclinan la cabeza puede ser por infección de oído, los bordes de las orejas pueden tener alopecia, síntoma de una posible infestación por parásitos, hongos o bacterias.

Pies: su almohadilla debe estar suave y limpia y las uñas de una longitud adecuada. Si tienen costras o están hinchados acudir al veterinario. Si las uñas son muy largas no le permitirán caminar bien, debe cortarlas un veterinario.

Piel: debe tener un aspecto saludable, si hay un poco de muda es normal. No debe haber ni costras, ni puntos negros (heces de pulgas) ni caspa, al igual que una pérdida excesiva de pelo, podría tener parásitos.

En cuanto a sus deposiciones:

Orina: debe tener un color desde transparente a opaco. Algunos jóvenes pueden tener un color naranja o marrón. Lo que nos debe alertar son compuestos arenosos que se mezclan con la orina, puede indicar lodos en la vejiga; olor fuerte en la orina puede ser por infección o deshidratación; puntos de sangre en la orina, puede indicar infección del tracto urinario o cálculos en la vejiga, en el caso de las hembras, puede indicar problemas reproductivos como una piometra (infección de la matriz); si padece incontinencia urinaria (se lo encuentra siempre húmedo y con olor) puede ser por una infección urinaria.

Excrementos: tiene que ser uniformes y ovalados y de color marrón oscuro. Si los hace en agrupaciones puede indicar una impactación; si son más pequeños de lo normal y en forma de lágrima,  puede ser por deshidratación o por comer menos; si son más blandos puede ser por un sobrecrecimiento de la levadura en el tracto intestinal; si tiene diarrea, hay que tener mucho cuidado porque pueden deshidratarse en seguida y morirse, debe tratarse enseguida, ya que puede ser producida por parásitos (a veces que vayan un poco sueltos puede ser por los vegetales, con lo que los podemos suspender temporalmente).

Las cobayas se comen sus heces cecales. Estas heces vienen del ciego y son muy nutritivas para ellas, ya que aprovechan muchos nutrientes importantes.

Es bueno saber algunos signos de posibles dolencias. Si observa alguno de estos síntomas acuda a su veterinario:

Negativa a comer o beber.

Dificultad para respirar.

Estornudos.

Diarrea.

Sangre en la orina.

Letargo, postura encorvada.

Apatía.

Pérdida de cabello.

Pérdida del equilibrio.

Cabeza inclinada.

Uno de los síntomas que nos indica rápidamente que hay algún problema es la pérdida de peso. Para evitar alguna sorpresa, pese su cobaya una vez por semana y si pierde 100gr acuda a su veterinario.

El consumo de agua también es importante. Cada animal es diferente y su consumo de agua depende de la temperatura, el sabor del agua y la actividad que realice.  Los que padecen dolor de dientes, son incapaces de comer por lo que beben mucha agua.

Algunas de las causas que provocan un exceso de consumo de agua son: diabetes, insuficiencia renal, dolor y el hambre.

Los cambios de comportamiento son señales de que algo no va bien, si no come su comida favorita o se oculta por la casa, es que no se encuentra bien.  

Cuando una cobaya está enferma puede empeorar muy rápidamente. Lo malo es que suelen aguantar sin mostrar ningún signo de debilidad (forma parte de su naturaleza para la supervivencia, ya que son presas) y cuando muestran algún síntoma, ya están más apuradas.

Por eso es importante saber cómo es nuestro animal, para poder detectar cualquier cambio de comportamiento. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder