Salud del Jerbo

Si nuestro jerbo está sano, debe tener el pelaje suave y con brillo, los ojos expresivos y brillantes, las orejas y orificios nasales sin secreciones o mucosidades, las patas sin costras ni suciedades. Dedica rutinariamente tiempo a observar a tu jerbo para poder detectar cualquier alteración en su estado físico normal, ya que puede ser un indicativo de enfermedades.

jerbo 3.jpg

Sería bueno que, de vez en cuando, le hiciésemos un chequeo rutinario a nuestro jerbo para detectar cualquier posible anormalidad. 

Si dejamos que nos suba en nuestra mano, sin agobiarlo mucho, podemos observarlo detenidamente, así que cualquier anormalidad en su físico puede ser un signo de que algo no va bien. De todos modos, cualquier duda, visitar al veterinario.    Su aspecto tiene que ser saludable:

Nuestro animal desde jovencito, debe tener un aspecto de buena salud, es decir, que tenga una actitud viva y animada.  Son animales activos.

Los ojos expresivos y brillantes, no deben tener partes opacas, signos de conjuntivitis o mucha legaña.

Las orejas bien limpias sin signos de enrojecimiento o parásitos.

La nariz con los orificios nasales limpios, sin secreciones o estornudos.

Los dientes deben estar rectos y no muy largos.

La boca sin llagas o inflamación.

El pelaje debe ser suave y brillante, sin pérdida irregular de pelo, sin lesiones en la piel o erupciones cutáneas.

Las patas tienen que estar sanas y limpias, sin costras ni suciedad, ningún síntoma de enfermedad.

Ano: limpio, sin los pelos de alrededor húmedos, sospecha de diarrea.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder