Sarna. Enfermedades del perro

La sarna es una de las enfermedades de los perros más conocidas. Originada por un parásito que se aloja en la piel, y llega a cavar en sus capas superiores, se reproduce en ella de manera muy rápida y llega a infectarla  de manera muy rápida, provocando molestias muy intensas, sobretodo inflamaciones, dolores y picores.

sarnaenfermedadesdelperro1.jpg

A la hora de valorar la sarna que  padece nuestro perro, debemos tener en cuenta que existen diversos parásitos que provocan esta enfermedad. Por lo tanto, según cual sea el agresor, el animal padecerá un tipo de sarna específica. De todos modos, las  más habituales son las conocidas como sarcóptica y demodécica.

Síntomas de  la sarna

El principal síntoma que nos puede hacer sospechar que nuestro perro padece sarna es un intenso picor, hasta el punto que el animal se rascará de manera casi obsesiva las partes de su cuerpo afectadas.  De hecho, llega a producirse heridas.   

Más adelante, si la sarna está más avanzada, aparecen zonas de la piel del perro sin pelo, y el olor a rancio se hace cada vez más insoportable. En el caso  de que sufra sarna demodécica, el perro también mostrará manchas de color rojo en forma de sarpullido que puede llegar a extenderse por todo el cuerpo.

La detección de la sarna

Es muy importante que el veterinario pueda iniciar un tratamiento contra la sarna lo antes posible, para conseguir que el perro se recupere. Por lo tanto, ante el más mínimo síntoma de picor o manchas en la piel, debemos acudir a revisión para su detección. En el caso de que sea un caso de sarna sarcóptica, van a ser necesarias pruebas específicas, como  los raspados de piel.

 Hay que tener en cuenta que la sarna es una enfermedad que se extiende  muy rápidamente por la piel del perro, por lo que es imprescindible reaccionar con mucha rapidez.  Aunque no sea mortal por sí sola, sí que es verdad que trae aparejados problemas  que pueden poner en peligro la vida del perro, como la aparición de infecciones de bacterias y hongos. Asimismo, el picor es tan importante que llega a agobiar al perro, hasta el punto que le impide concentrarse. Esto le hace perder interés por comer y beber, y el perro puede llegar a morir.

Tratamiento de la sarna

La sarna es una de las enfermedades que tiene mayor impacto en el perro y en la gente que convive con él. Por lo tanto, es imprescindible que tomemos las medidas necesarias para evitar que la enfermedad le afecte. Para empezar, hay que decir que ataca sobretodo a los perros más débiles, por lo que es importante que el animal esté buen cuidado, lo que incluye vigilar su higiene y cepillado, así como darle una comida equilibrada. Por supuesto, hay que evitar el contacto con cualquier animal afectado por sarna.

Si la sarna ya ha aparecido, el veterinario prescribirá un tratamiento basado en medicamentos insecticidas inyectados y aplicados sobre la piel, así como lavados con champús o lociones específicos. En el caso que la enfermedad ya esté avanzada, muchas veces se recomienda rasurar el pelo, para que los  medicamentos hagan más efecto.

No podemos olvidar que la sarna es muy contagiosa, lo que resulta especialmente complicado en las perras embarazadas que estén contagiadas. La sarcóptica pasa a los cachorros a través de la leche que amamantan, y se manifiesta con manchas en la cara. Los veterinarios aconsejan no preocuparse hasta el primer mes, porque acostumbran a desaparecer por sí solas. Si esto no ocurre, es imprescindible ir al veterinario con el pequeño para que le administre el tratamiento adecuado a un cachorro.

Para evitar la sarna hay muchos tipos de productos antiparasitarios externos, uno de los más recomendados es Frontline, un spray de uso externo que se aplica directamente al pelaje para proteges el perro de los parásitos que producen la sarna y otras enfermedades.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder