Schnauzer mediano, conoce la raza, consejos

Cuando estamos hablando de un Schnauzer estamos hablando de un perro todoterreno, y el Shnauzer mediano también lo es.

Se trata de perros cariñosos e inteligentes, preparados para cualquier tipo de acción. Es muy fiel a la familia, pero debe acostumbrarse antes de sentirse cómodo con extraños.

Son perros con mucha energía, por lo que si se tiene en un espacio interior es importantísimo sacarlo a pasear y hacerlo correr un poquito. Son perros con el pelo muy duro, el cual requiere un cepillado regular.

Son perros muy fuertes y robustos, y su peso oscila entre los 15 y 20 kilogramos.

Schnauzer 2.jpg

El Schnauzer Mediano o Schnauzer Estándar, es la raza original de las tres razas de Schnauzer (gigante, mediano y miniatura). Históricamente, ha sido un perro pluriempleado. Lo hemos visto cazar alimañas, guardar el ganado, tirar de carretas, guardar y vigilar las casas y también como perro policía.

Esta es una de las razas más antiguas de Europa. Hermosa, robusta, complexión cuadrada y tamaño mediano con un parecido aristocrático, fue la raza favorita de Alberto Durero y Rembrandt.

El Pinscher es el antepasado de la raza Schnauzer. Este perro se solía utilizar en el sud de Alemania como perro de establo por su buena relación con los caballos. No fue hasta 1907 que la raza Schnauzer fue registrada, pero esos primeros perros eran muy diferentes a los que conocemos hoy en día.

La clasificación del Schnauzer siempre ha traído consigo polémica, ya que no se le quiere clasificar como terrier, probablemente por no ser una raza que cace como perro de madriguera. La polémica está en que perros como el Manchester terrier sí están clasificados como terrier y son, como es el caso del mencionado, el prototipo del perro ratonero sin estar capacitado para la caza como perro de madriguera.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Schnauzer Mediano es inteligente, sociable, fiel, afectuoso y tiene una buena memoria. Se le conoce por su tendencia de ser un poco ladrador, pero si se le educa bien solo lo hará a la hora de complacer a su dueño. Es muy territorial y tiende a ser un poco agresivo con los desconocidos.

Siempre está alerta y atento a los detalles. Es un perro prudente, intrépido y siempre dispuesto a jugar con los niños.

Se trata de una verdadera «raza para las personas», y el cerebro del Schnauzer necesita la estimulación que sólo puede proporcionar la vida con una familia. No es un perro de una sola persona. Muchos escogerán a un miembro de la familia como su líder favorito, aunque aceptarán rápidamente a los demás componentes de la familia como miembros de su círculo íntimo. Los niños deben respetar el altamente desarrollado sentido de dignidad de esta raza. Deben tratarla con respeto, y si lo hacen recibirán, a cambio, un compañero extremadamente cariñoso y leal. Sólo la «verdadera» familia y unos pocos amigos elegidos tendrán el privilegio de ser saludados por él, moviendo la cola (como si se tratara de un meneo que procede del interior), con la que el Schnauzer recibe a estas personas especiales para él cuando llegan a casa. Se trata de un saludo muy selectivo y es uno de los rasgos distintivos de la raza.

No es conveniente engañar al Schnauzer con trucos innecesarios, ya que parece necesitar una razón para cualquier cosa. Aunque a veces tiene un buen sentido del «humor perruno», en realidad se toma su trabajo de guardián del hogar muy seriamente. El hogar y el coche pertenecen al Schnauzer, y una visita no anunciada hará que emita su profundo ladrido que, desde detrás de una puerta, contradice su tamaño mediano.

Está excepcionalmente alerta a cuanto ocurre a su alrededor y está atento a cualquier cambio en él. Su reacción es más bien la de sujetar y no tanto la de atacar, y se sabe que, a no ser que sea provocado, mantendrá a un intruso arrinconado durante bastante tiempo. Supone una lástima para el cartero o el chico de los repartos que no se tomen el tiempo para trabar amistad con este gran perro de tamaño mediano. Su disposición nerviosa en la valla del jardín inspira respeto a todo aquel que pasa.

Cuidados y Salud:

El Schnauzer Mediano se adapta perfectamente a vivir en el interior de una vivienda, pero como es muy enérgico, necesita hacer ejercicio cada día.

El cambio de pelo requiere cuidados especiales, es necesario quitar regularmente del manto el pelo muerto. Requiere cepillados diarios.

El Schnauzer Mediano es un perro sano, resistente a las enfermedades. A pesar de ello, puede sufrir un tipo específico de dermatitis folicular llamado “síndrome comedo de Schnauzer”. También se ha detectado conjuntivitis causada por la irritación del pelo y atrofia progresiva de la retina.

Historia:

No hay registros escritos sobre cómo y cuándo fue creado el Schnauzer. A lo largo de los años, los eruditos en perros han sostenido diversas teorías. La que se escucha con mayor frecuencia es la que, probablemente, esté más cercana a la verdad. Esta teoría está relacionada con los artesanos y ganaderos de la Alemania del siglo XIV que recorrían el país para participar en los mercados con carros cargados de productos y otros objetos. Los artesanos necesitaban un perro de tamaño mediano: con el tamaño y la fuerza suficientes como para ser un perro que guardara el carro, aunque lo suficientemente pequeño como para no ocupar demasiado espacio en el mismo. Estas personas, que eran de naturaleza práctica, también querían que este perro fuera útil en casa como excelente cazador de ratas capaz de realizar un doble trabajo manteniendo el establo y la casa libres de alimañas. Los criadores cruzaron, con casi absoluta seguridad, al Caniche Alemán negro y al Wolfspitz gris o Spitz Lobo con Pinscher de pelo duro.

El Schnauzer, tal y como lo conocemos en la actualidad, aparece en varios cuadros de Alberto Durero (1471-1528), el más notable de los cuales es su obra titulada Virgen con muchos animales, pintado en 1492. Durero debía, evidentemente, tener un Schnauzer, ya que sus obras posteriores parecen mostrar al mismo perro a medida que envejecía.

En un tapiz titulado La Corona de Espinas, que data de 1501, obra de Lucas Cranach el Viejo (1472-1553), además de en otras de sus obras, también aparece un perro parecido a un Schnauzer. Rembrandt dibujó algunos Schnauzer, y uno de ellos aparece en una obra del siglo XVIII realizada por el pintor inglés Sir Joshua Reynolds (1723-1792). Esto nos hace pensar si el Schnauzer estaba presente en Inglaterra durante el siglo XVIII o si Reynolds los había admirado durante sus viajes por el continente europeo.

Sabemos que el Schnauzer, conocido con el nombre de Mittelschanauzer en Alemania, Standard Schnauzer en EE.UU. y Schnauzer Mediano en otras partes del mundo, supuso el origen de las tres razas de Schnauzer, siendo el Miniatura y el Gigante, las razas de menor y mayor tamaño respectivamente. Mucha gente cree erróneamente de que el Schnauzer es, simplemente, una versión de distinto tamaño de sus primos, el Schnauzer Miniatura y el Gigante, que gozan de mayor popularidad. Lo cierto es que la gente quedó tan impresionada con los atributos del Schnauzer, que se introdujeron otras razas en las líneas para dar lugar al Schnauzer Miniatura y al Gigante que conocemos en la actualidad.

Aunque tanto el Schnauzer Miniatura como el Gigante tienen un gran parecido con el Schnauzer original, los criadores crearon, de hecho, dos razas claramente distintas. El «apellido» Schnauzer que estas tres razas comparten derivó, probablemente, durante sus primeros años de existencia debido a su característico aspecto por tener pelo en el hocico.

En la tercera exposición canina internacional de Hannover de 1879, los Pinscher de pelo duro (que era el nombre que recibían entonces) fueron expuestos, que se tenga constancia, por vez primera. Participaron tres ejemplares pertenecientes al criadero Wurttenberg, propiedad de C. Berger. El primer ejemplar clasificado fue uno que tenía el nombre, muy adecuado, de «Schnauzer». De acuerdo con la historia, a partir de este punto los Pinscher de pelo duro fueron llamados Schnauzer.

En Alemania, donde la raza tuvo su origen, las tres razas de Schnauzer fueron incluidas en la misma sociedad canina que los Pinscher, y siguen en el mismo club en la actualidad. En EE.UU., el Schnauzer (conocido con el nombre de Standard Schnauzer), es exhibido en el Grupo de Perros de Trabajo en las exposiciones caninas junto con su primo de mayor tamaño, el Schnauzer Gigante. En el Reino Unido, el Schnauzer es exhibido en el Grupo de Utilidad junto con su primo de menor tamaño, el Schnauzer Miniatura. De hecho, hasta principios de la década de 1990, cuando el Schnauzer Gigante pasó al Grupo de Trabajo, las tres razas eran exhibidas en el Grupo de Utilidad.

Durante la Primera Guerra Mundial, los alemanes utilizaron el Schnauzer para el trabajo con la Cruz Roja, y el ejército germano utilizó esta raza como perros correo. Sus características deseables (un tamaño mediano, su resistencia y su obediencia) hicieron que fueran perros muy apreciados por la Cruz Roja y el ejército alemán.

Aunque puede que se exportara algún que otro Schnauzer al Reino Unido en fechas anteriores, y aunque puede afirmarse que la primera importación por parte de ese país de ejemplares de esa raza se realizó alrededor del año 1900, las primeras importaciones en cantidades importantes por parte del Reino Unido y de EE.UU. vinieron de manos de los soldados que volvían tras luchar en la Primera Guerra Mundial, que admiraban enormemente a estos perros valientes y osados. El Schnauzer precedió al Miniatura y al Gigante en el Reino Unido.

En EE.UU. la raza ganó popularidad rápidamente. En 1925 se fundó el Schnauzer Club of America, que incluyó tanto a aficionados del Schnauzer como del Schnauzer Miniatura. En 1933 este club fue forzado a dividirse. Esta división permitió que ambos tamaños continuaran siendo inscritos en el libro de orígenes genealógico como razas distintas para el American Kennel Club (AKC). El nombre del club original fue cambiado por el de Standard Schnauzer Club of America (SSCA), y William D. Goff fue su primer presidente. Desde entonces, varios clubes locales especializados en esta raza han aparecido en EE.UU. bajo los auspicios de la sociedad canina nacional.

En 1934, el AKC entregó a Mr. Goff una caja de plata de ley para cigarros con la inscripción 1884-1934. Se podría especular que esto significaba que el nombre Pinscher de pelo duro fue cambiado, oficialmente, por el de Schnauzer (Mittelschnauzer) en 1884, lo que hacía que el nuevo nombre de la raza tuviera, en 1934, 50 años.

El Schnauzer nunca ha tenido la misma popularidad que el Schnauzer Miniatura y que el Gigante. No obstante, y debido a un pequeño grupo de aficionados entusiastas, se ha podido apreciar un pequeño crecimiento. En el año 2000 nacieron unos 300 cachorros en el Reino Unido, lo que representa sólo alrededor del 1% de la población canina total. Esta actual falta de popularidad ha hecho que la labor de encontrar un cachorro de Schnauzer no siempre sea fácil. Los aspirantes a propietarios deben esperar pacientemente para obtener un cachorro, especialmente si el sexo del animal es un asunto que consideran importante

Apariencia General

Altura a la cruz: de 45 a 50 cm

Peso: de 15 a 20 kg

Capa: negra o sal y pimienta, pelo duro

El Schnauzer Mediano, con una altura a la cruz de 45 a 50 cm y un peso de 15 a 20 kg, es un perros robusto, compacto y de constitución cuadrada. Sus miembros son musculosos y la cabeza es alargada y barbuda. Puede tener las orejas cortadas implantadas altas o las puede llevar naturales, en forma de “v”. La cola también se le suele amputar y la longitud que se deja es de unas tres vértebras. Tiene un pelo áspero, apretado y duro y puede ser de color negro puro o “sal y pimienta”.

El pelaje del Schnauzer es otro rasgo que le distingue de la mayoría de las razas de tamaño mediano. Posee una doble capa formada por una capa externa dura y áspera consistente en unos pelos tiesos con franjas de color que, al ser observados a contrapelo se levantan ligeramente respecto al dorso, no quedando ni pegados al cuerpo ni lisos. La subcapa está formada por unos pelos parecidos al plumón, que no deberían ser tan profusos como para sobrepasar a la capa externa. La subcapa actúa a modo de aislante, manteniendo al perro caliente en invierno y fresco en verano. La capa externa ofrece una excelente protección contra los elementos climáticos y su cepillado para eliminar la suciedad resulta fácil.

Sólo existen dos colores de capa aceptables: el negro y el sal y pimienta. Esta muy característica coloración aparece porque cada uno de los pelos de guarda (o de la capa externa) tiene franjas. Dependiendo de la fase del crecimiento del pelo, éste será o blanco o negro. De aquí procede el nombre de este color de capa: parece como si el perro hubiera sido rociado de sal y pimienta. La textura del pelaje negro y del sal y pimienta posee el mismo tacto áspero.

Las orejas deben ser mantenidas intactas, tanto en el Reino Unido como en muchos países de la Europa continental, ya que el corte de orejas está prohibido por ley. Incluso la cola debe dejarse intacta en algunos países de la Europa continental, debido a las nuevas leyes contrarias a la amputación de la misma. En el Reino Unido, si un criador quiere que a sus perros les sea amputada la cola, deberá ser un veterinario colegiado el que realice esta operación. En EE.UU., donde no hay leyes que prohíban el corte de las orejas ni el de la cola, las orejas y las colas cortadas son la norma para la mayoría de los criadores, ya que creen que hacen que estos perros tengan un aspecto más despierto y resuelto y que llamen más la atención.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder