Sociabilización del cachorro, ¿Cómo?

En la situación ideal, cuando nuestro cachorro llega a casa tiene alrededor de 8 semanas de vida. Es nuestra responsabilidad empezar a sociabilizarle lo antes posible. 

images.jpg

Debemos considerar muchos aspectos al sociabilizar, ya que su confianza futura dependerá en gran medida de las experiencias que recibe durante los primeros mese de vida.

Desde el momento en que nuestro cachorro llega a casa, podemos empezar con el adiestramiento sobre donde y cuando puede hacer sus necesidades. Para eso, nos será muy útil utilizar una jaula para entrenar, ya que le proporcionará un refugio donde sentirse seguro y a gusto. También le enseñaremos qué juguetes puede masticar y qué cosas no puede morder. Estas sencillas normas sentarán las bases para un buen comportamiento a largo plazo y evitarán que empiecen a aparecer malos hábitos más difíciles luego de eliminar.

Es el momento también de acariciarle, rascarle y tocarle, tanto nosotros como otras personas (miembros de la familia y desconocidos). Así se acostumbrará poco a poco a recibir muestras de cariño y disfrutará de la compañía y atención. También podemos aprovechar estos momentos para cepillarle y acostumbrarle a aceptar las futuras sesiones de cepillados y peluquería (en caso que tengamos pensado hacerlas) y a los baños.

Para la seguridad del perro y para establecer un buen vínculo con él, es muy aconsejable empezar cuanto antes con el adiestramiento de obediencia. Es importante que aprenda las órdenes básicas tales como sentarse, tumbarse, estarse quieto y acudir a nuestra llamada. Esto podemos hacerlo nosotros mismos o podemos pedir ayuda a un adiestrador de perros profesional.

Otro aspecto importante al sociabilizar es incluir a nuestro perro en la mayoría de nuestras actividades diarias (o en todas las que podamos). De este modo, se familiarizará con las rutinas del día a día y aprenderá a no asustarse de cosas como la aspiradora, el lavavajillas o el cortacésped. También es importante que esté en contacto con situaciones potencialmente estresantes como un grupo de niños jugando ruidosamente. En todos estos casos, nunca debemos dejarle solo sin supervisión hasta que nuestro perro se sienta totalmente cómodo.

Es muy importante también que nuestro cachorro conozco al máximo número de personas posibles antes de que cumpla 12 semanas de edad. Si no ha completado aún el plan de vacunación, es mejor que sea la gente la que acuda a nuestra casa. También es bueno que entre en contacto con otros perros y otras mascotas.

Los cachorros son muy curiosos y debemos dejarles que exploren por su cuenta nuestra casa, por dentro y por fuera. Seguiremos supervisándole pero debemos permitirle que descubra por él mismo cosas como plantas, macetas, barro, juguetes, hierba, etc.

También es bueno al sociabilizar que nos llevemos a nuestro cachorro a los sitios que pensemos que va a ir de mayor, ya sea en barco, en ascensor o al veterinario. De ese modo, no se asustará y se sentirá cómodo cuando vayamos a estos sitios.  En este sentido, es importante enseñarle a comportarse en los viajes en coche.

Es bueno proporcionarle nuevos jugos y jugar con él con cualquier cosa que pueda estimularle la mente. En ese sentido puede ser útil ir a jugar al parque (si ya hemos puesto todas las vacunas a nuestro perro). No obstante, debemos tener cuidado si hay perros sueltos sin correa, ya que si no estamos seguros del carácter de esos perros, nuestro cachorro puede sufrir alguna mala experiencia que le traumatice de por vida.

Cuando tengamos a nuestro cachorro vacunado, podemos empezar a sacar a nuestro cachorro de paseo y empezar a sociabilizar con otros perros, gatos y otros animales. También podemos aprovechar para empezar el adiestramiento sobre como andar sin tirar de la correa y practicar obediencia básica mientras paseamos. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)

Responder