Sokoke

El Sokoke es una raza de gatos con instinto salvaje. Está muy apegada a su amo, pero también son un tanto independientes.

Al tener este instinto salvaje, son gatos que necesitan de espacios amplios para poder saciar su energía y realizar actividades. Es un gato con el pelaje corto, por lo que no es de vital importancia su cepillado, aunque si se recomienda pasarle el cepillo de vez en cuando.

No es una raza excesivamente grande, aunque sí tiene una fisonomía muy atlética y esbelta. El pelaje acostumbra a ser atigrado. 

sokoke 3.jpg

El Sokoke es natural de Kenya, específicamente del bosque Sokoke-Arabuke, una de las últimas áreas de bosque lluvioso en el este de África.

Este gato vino a Europa desde los bosques africanos lluviosos en el siglo XX. Enérgico y atlético, el Sokoke todavía posee características que lo aproximan de sus primos felinos, y está virtualmente extinto en su estado salvaje.

Esta raza preserva genes únicos entre las razas de gatos tradicionales. Algunos científicos piensan que el Sokoke puede ser el eslabón perdido que explica la emergencia del padrón clásico atigrado (tabby) de la mayoría de los gatos domésticos.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

Parece un pequeño guepardo y presenta las características propias de los gatos salvajes, pero el Sokoke crea lazos fuertes con su amo, siempre preservando su independencia.

No es una raza agresiva y solo utiliza sus dientes y sus garras si se siente amenazado. Delante del peligro, sus muslos se ponen tensos y el gato se prepara para una retirada rápida.

El Sokoke es un gato enérgico y una mascota divertida. Es una raza temperamental y orgullosa, que se revela muy sensible al humor de su dueño. Es un gato inteligente y seguro de si mismo. Es bastante hablador y comunica muy bien utilizando la voz y el lenguaje corporal. Tiene los sentidos de la visión, de la audición y del olfato muy desarrollados. Es un gato juguetón y puede ser tan interactivo como un perro.

Los gatos Sokoke son originarios del bosque y necesitan mucho espacio para moverse. Es una raza que no será feliz en un apartamento pequeño, a menos que pueda jugar en un balcón amplio y bien-asegurado. Un patio cercado es el lugar ideal para esa raza.

Al ser un gato proveniente de zonas lluviosas por eso mantiene una relación privilegiada con el agua. El Sokoke atraviesa cualquier corriente que cruce su camino. Puede que no le guste mucho pero lo toma como algo natural. 

Cuidados y Salud:

Necesitan espacios amplios, un patio o un jardín es lo ideal, recordemos que esta raza proviene de los bosques.

El Sokoke no necesita una atención demasiado meticulosa, por su pelaje corto, bastaría con cepillarlo de vez en cuando para evitar la acumulación de pelo muerto.

Hasta el momento no se le atribuyen al Sokoke afecciones características, la selección natural ha convertido a este gato en una de las razas más sanas.

Historia:

Este felino es originario del bosque lluvioso Sokoke-Arabuke en Kenya – una de las últimas áreas de bosque lluvioso en el este de África. Es una de las razas de gatos más raras que existen. Una de las teorías, es que esta raza de gatos es el resultado entre la cruza de un gato salvaje africano con un gato domestico europeo.

En tiempos pasados, estos gatos eran un de los elementos de la dieta de la tribu Giriama. El nombre Giriama para Sokoke es "Katzonzo," que significa: "parece un latido de árbol."

Según la información local, estos gatos han vivido en ese lugar durante muchos años, pero no se sabe con certeza de que ancestros proviene esta raza de gatos.  

En 1978 un granjero kenyano encontró a una prole de crías en una plantación de cocoteros. Los reconoció como raros debido a su pelaje atigrado y su constitución distinta.

En 1984, una mujer danesa importó un par de Sokoke en su país y encontró que los gatos se adaptaron al clima europeo más frío. En 1993, la casta se aceptó oficialmente. Aún así, el número de Sokoke en Europa y América es reducido.

En 1993 fue reconocido como raza.

Apariencia General:

El Sokoke es un gato de tamaño medio, elegante y de porte atlético. Su aspecto recuerda a la de un guepardo, con una cabeza de tamaño pequeño comparado con el cuerpo y largas patas. Una característica propia de esta raza, debido a su origen salvaje, es que sus patas traseras son de tamaño un poco mayor que las patas delanteras.

La cima de la cabeza, entre las orejas, es casi plana y tiene la misma anchura como la base de una oreja, con los huesos de la mejilla bien definidos, altos y angulares. La barbilla es fuerte y bien definida. Las orejas son medianas y siempre están en una posición alerta, de permanente escucha.

Los ojos son oblicuos y almendrados, con colores que van del ámbar al verde claro, en armonía con el color del pelaje.

La cola es larga, fina, con anillos oscuros y anchos. El pelaje es brillante, denso, corto, de color ámbar, atigrado, o manchado, no tiene subpelo.

El pelaje es denso, brillante y corto, atigrado o manchado y de color ámbar. No tiene subpelo y su pelaje corto todavía destaca más sus muslos.  La cola es larga y delgada con anillos oscuros anchos.

El pelaje de esta raza de gatos es denso, corto, de color ámbar, chocolate o marrón claro, y en la cola presenta anillos de un color oscuro acorde a su color de pelo.

Es una raza de gatos que tiene el sentido del olfato y el oído muy desarrollados.

Su maduración sexual es lenta, llegan a ella al año y medio o dos años de edad.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder