Spitz, caracter, conducta y comportamiento

El Spitz es una raza de perro que se caracteriza por tener dos capas de pelo: la primera es corta y lanosa (lo protege del clima) y la segunda larga, lisa y espesa.

spitzalemanmediano4.jpg

 

Se parecen en cuanto a su apariencia, a los perros nórdicos. Su cabeza es de pelo corto con orejas puntiagudas y pequeñas. La cola es levantada, curvada y se apoya en la espalda.

El Spitz es de origen alemán y hay diferentes tipos: Gran Spitz lobo o Keeshond, Gran Spitz, mediano, pequeño, enano y Volpino italiano.

Tiene un buen carácter, tranquilo y manso, fue creado para el pastoreo y la guardia en sus inicios, pero luego pasó a formar parte del grupo de las mascotas de compañía en los hogares europeos.

Además, el Spitz tiene un buen comportamiento, siempre estará atento a lo que ocurra a su alrededor, sobre todo de su amo. Es activo, aprende muy fácilmente y puede ser entrenado sin problemas desde cachorro.

Por su parte, su conducta está relacionada a la desconfianza hacia los extraños y a la falta de interés por la cacería, por ello es que en muchas casas se lo adopta para vigilar.

Entre sus características destacadas se encuentran: robustez, longevidad, resistencia a la intemperie y dependencia hacia el amo.

El Spitz, como perro de compañía es muy bueno, la convivencia con los niños y otros animales es maravillosa. Es de pequeño tamaño, simpático, activo y cariñoso con todos los miembros de la familia, tranquilo (necesita que sus dueños también lo sean).

Precisa paseos ocasionales, es alegre, animado, ladra cuando detecta el peligro, se adaptan a cualquier ambiente y son muy juguetones, llevándose de maravillas con los pequeños.

Finalmente, es el Spitz es un perro que no necesita demasiados cuidados estéticos o médicos. Simplemente que no engorde mucho. Pueden vivir entre 12 y 15 años. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder