Spitz – Pomerania, enfermedades y problemas de salud

El Spitz-Pomerania es un perro de pequeño tamaño, que goza por lo general de una buena  salud.

Eso sí, como ocurre en la mayoría de razas, tienen tendencia genética a desarrollar ciertas enfermedades. 

spitzalemanmediano1.gif

Si eres consciente de ellas, podrás asegurarte de que tu animal tenga una vida con los mínimos problemas de salud posibles.

Una de las enfermedades comunes en los huesos de las razas pequeñas, que también presenta el Spitz-Pomerania, es la luxación patelar. Se trata de un problema de las rodillas, que puede causar mucho dolor, por la incapacidad de aguantar el peso del cuerpo. Es importante, por lo tanto, que se vigile el peso del perro, y que no haga ejercicios bruscos, ya que pueden empeorar el problema. Igualmente, los perros de esta raza tienen posibilidades de padecer trastornos discales, cuyo síntoma principal es  un intenso dolor que le provoca disfunciones en su  movilidad.

En los perros de esta raza también existen muchas posibilidades de que sufran molestias oculares y dentales hereditarias.  En el caso de los ojos, es importante resaltar que, debido a su estructura genética, los tienen más expuestos a la suciedad, por lo que es más fácil que tengan heridas o infecciones. Por lo tanto, es necesario vigilárselos con atención. Asimismo, también es habitual que perros pequeños como los de esta raza pierdan los dientes siendo aun jóvenes, por caries e infecciones bucales. También debemos ser conscientes de que el problema puede ir  más allá, ya que si las bacterias de la infección pasan a la sangre, pueden provocar trastornos  hepáticos, renales, cardiacos y articulares.

La fontanela abierta es un problema que también se da en los perros Spitz-Pomerania. Se trata de una zona del cráneo abierta o no soldada correctamente, con lo que puede dejar una parte del cerebro expuesta al peligro de recibir algún golpe.

Igualmente, también es importante señalar que, entre los problemas habituales de los perros de esta raza, se cuentan las dificultades respiratorias y los cálculos renales, que son más frecuentes en machos. Hay que tener en cuenta que los Spitz-Pomerania tienen una tráquea bastante estrecha por su tamaño, y esto les puede provocar sensación de ahogo, o molestias en ambientes donde hay humo o polvo excesivos.

De todos modos, recuerda siempre que estas enfermedades pueden tener tratamiento adecuado. Si quieres que tu perro  Spitz-Pomerania goce de una buena calidad de vida, no dudes en llevarlo a tu veterinario de confianza.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder