Teckel o Dachshound, conoce la raza, consejos

La raza Teckel se caracteriza por una fuerte personalidad, son bastante ladradores, pero lo hacen por su alta sociabilidad, ya que les gusta estar rodeados de gente.

Es importante prestarles atención en cuanto al ejercicio que se le hace practicar, pues en algunos casos, es una raza que tiende a la obesidad.

El Teckel tiene una forma alargada, con las patitas cortas y las orejas caídas. Acostumbran a predominar los colores oscuros.

a.jpg

El dachshund ("perro tejón" en alemán), también llamado teckel, dackel o perro salchicha, es una raza canina con una peculiar fisonomía, debido a una mutación genética conocida como bassetismo, que dota a los ejemplares de unas extremidades muy cortas en relación al tamaño del cuerpo.

En la Edad Media, los cazadores ya aprovechaban la morfología curiosa del Basset para que este se metiera en las madrigueras más estrechas. Parece ser que el Teckel procede de esta raza y partir del siglo XIV ya aparece en los escritos germánicos el término Dachshund (perro de tejón) para designar a nuestro perro de patas cortas. Entre los canes alemanes encontramos algunas razas (el Hanrove, el Baviera y el Dachsbracke) que podrían haber sido cruzadas con el Teckel antiguo hasta conformarlo tal como hoy lo conocemos. En Alemania era usado de cazador y en cuando salió para Gran Bretaña se convirtió en un perro de recreo. En 1873 el Kennel Club lo reconoció como raza.

Los Teckel presentan muchas variedades. Existen diferentes tamaños y colores, además de tipos de pelaje entre los que escoger.

Básicamente, los Teckel son perros con un cuerpo alargado y las patas cortas. Son de pequeña estatura, pero tienen una gran personalidad y su trufa queda tan cercana al suelo que pocas cosas escapan a su atención. De hecho, su morfología es la principal razón de su habilidad para la caza.

Caracter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Teckel es equilibrado, de fuerte personalidad y muy ladrador. A veces es tenaz y testarudo. Se dice que es un perro juguetón, con iniciativa y bastante sociable aunque a veces puede ser desconfiado con ciertas personas. Es bueno con los niños y con los mayores y le gusta que le mimen y le premien. Se adapta con facilidad a entornos muy diferentes.

Su personalidad amistosa y sociable deja encantados a los corazones de todos los que le llegan a conocer.

Aunque a veces puede ser bastante tozudo, su comportamiento puede ser modificado fácilmente por un buen propietario que cambie rápidamente de tema y haga que el perro centre su atención en alguna otra actividad. En otras palabras, el propietario rehúsa reconocer la obstinación del perro y con ello evita la repetición de una conducta no deseable. Los malos tratos no harán sino que un Teckel con un temperamento estable se vuelva agresivo.

El que a los Teckel les guste la gente (especialmente los niños y las personas mayores) les hace encantadores. Ciertamente, se encuentran entre las razas caninas más populares en Alemania, Gran Bretaña y los EE.UU. Aunque su objetivo original (la caza) ya no es la principal razón para la cría de Teckel, poseen tantas otras cualidades deseables que mantendrán su popularidad durante muchos años.

Se exagera mucho al afirmar que el teckel es testarudo y no se deja educar, perros difíciles de adiestrar se dan en todas las razas. La educación de un teckel no es más difícil que la de cualquier perro. Incluso me atrevo a afirmar que el teckel aprende muy fácilmente y no olvida casi nunca.

El Teckel, de buenas líneas de trabajo, no es un sabueso en el estricto sentido del término, pero como le viene de este su excelente olfato, puede hacer el trabajo de un sabueso a su manera y de acuerdo con su pequeño tamaño. No es un terrier propiamente dicho, pero trabaja a la perfección bajo tierra en la madriguera, como lo haría un terrier, tampoco es un braco propiamente dicho, pero puede hacer el trabajo de este, de acuerdo con su tamaño.

No hay que pretender igualar un perro de caza a otro, todos tienen sus ventajas y sus inconvenientes, sus especialidades según su tamaño, pelo, etc. El teckel reúne cualidades de casi todos los perros de caza y en manos de un buen cazador que no lo sepa adiestrar bien y que disponga de un terreno de caza de pelo y pluma y quizás alguna madriguera, un charco cerca y algún paso de jabalíes, tendrá en el teckel un pequeño perro de caza que le levantara cualquier pieza, podrá algún zorro a tiro, dentro o fuera de la madriguera, rastreara el jabalí herido y hasta le sacara el pato del agua, siempre que este convenientemente adiestro.

Cuidados y Salud:

Algunos Teckel tienden a engordar, ya sea por falta de ejercicio o por sus caprichos alimentarios.
Es fácil mantenerlo en buena forma física y no necesita largas carreras por enormes fincas

Los Teckel no huelen y son perros excepcionalmente limpios. El miniatura alcanza su madurez hacia los 12 meses de edad, mientras que el Estándar puede que no haya madurado completamente hasta los 18 meses. Los Teckel son perros muy longevos y muchos alcanzan los 12-14 años. Independientemente de su talla o variedad, el Teckel es fácil de cuidar y manejar, y con ello resulta un compañero de lo más deseable.

Debido a la característica estructura de su esqueleto, los Teckel pueden padecer problemas ambientales y genéticos comunes en los perros de cuerpo alargado. Como viven en un entorno que parece olvidar su especial morfología, suelen estar sujetos a varios riesgos. Los saltos, subir escalones en exceso y otras actividades de alto impacto suelen acabar ocasionando problemas graves sobre las vértebras. Cuando se hace criar a perros genéticamente inferiores, suelen procrear cachorros genéticamente inferiores. Estos perros, a su vez, crecen desarrollando problemas graves del esqueleto que son difíciles o imposibles de corregir. Además, los cachorros con sobrepeso siempre corren riesgos.

Los problemas y enfermedades a los cuales tiene predisposición son: Los problemas o enfermedad de los discos intervertebrales (EDI), la acantosis nigricans, el hipotiroidismo, la epilepsia y problemas oculares como cataratas, glaucoma y atrofia progresiva de retina (APR).

Historia:

Descendientes de los antiguos sabuesos alemanes conocidos como Deutsche Bracken, estos pequeños perros eran llamados perros-tejón o excavadores. Eventualmente fueron cruzados con perros pequeños de tipo terrier para dar lugar a los Teckel que conocemos en la actualidad. Con el olfato del sabueso, su cuerpo alargado y bajo que puede meterse en las madrigueras, bajo tierra, y el entusiasmo y la valentía por la caza como los de los terrier, es difícil superar al Teckel.

Las antiguas ilustraciones y las esculturas de los siglos XV, XVI y XVII nos muestran a diversos perros de tipo Teckel cazando tejones. Una estatua de un antiguo faraón egipcio muestra a un perro de tipo Teckel con este mismo nombre. En cada representación se muestran claramente las características de la fuerza, la resistencia, la valentía y el entusiasmo.

La raza comenzó con su organización formal cuando se redactó en el Deutscher Hunde-Stammbuch (el libro de orígenes genealógico de los perros alemanes), un estándar de perfección para ella. Cuando se presentó el primer volumen de este libro de orígenes genealógico en 1840 englobaba a los de pelo corto y a los de pelo largo. Medio siglo más tarde en 1890, se incluyó a los de pelo duro. Siguió publicándose hasta el año 1935.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, varias sociedades de Teckel para la caza tuvieron sus propios libros de orígenes genealógicos. Estas sociedades sólo registraban a aquellos perros que habían probado su capacidad para la caza. No les preocupaba la capa ni la morfología de los perros inscritos. Sus logros en el campo eran el único criterio para su inclusión en sus libros de orígenes.

También existieron en esa época sociedades dedicadas exclusivamente a los diferentes tipos de pelaje del Teckel, pero no se otorgaron iniciales identificativas para distinguir los diversos tipos de capa de los perros inscritos en los libros de orígenes genealógicos. Esto también cambió en el año 1915.

Se crearon los siguientes apelativos: la inicial «K» era Kurzhaar (pelo corto), la «R» Rauhhaar (pelo duro), la «L» Langhaar (pelo largo) y la «Z» Zwerg (miniatura). A partir de ese momento se añadió la inicial identificativa al número de registro de todos los Teckel en el Teckelklub (Club Alemán del Teckel).

El cuidado de la raza fue llevado a cabo, al principio, por dos grupos: el Teckelklub (fundado en 1888), que organizaba exposiciones de belleza con boxes, y el Gebrauchsteckel Klub, que organizaba actividades relacionadas con la caza. En 1935 estos dos grupos unieron sus libros de orígenes genealógico y sus actividades en el FD-RDG: el Fachschaft Dachshunde im Reichsverband für das Deutsche Hundewesen. Tras la Segunda Guerra Mundial esta sociedad volvió a ocuparse de la raza.

En Inglaterra se fundó una sociedad del Teckel incluso antes que en Alemania. De hecho, y a pesar de los problemas que trajo la Primera Guerra Mundial, Inglaterra tuvo seis importantes criadores de Teckel que siguieron un estricto código de cría a lo largo de toda la guerra. Aunque a estos criadores se les solía llamar «proalemanes» o «simpatizantes de Alemania», se mantuvieron firmes en lo relativo a la integridad de la raza para preservar su base genética. Sus esfuerzos por proteger esta reserva de genes tuvo éxito.

Dos de los primeros Teckel ingleses que dejaron una marca indeleble en la raza en los años 1890 fueron Jackdaw (propiedad de Harry Jones, de Ipswich) y Pterodactyl (propiedad de Sidney Woodiwiss). Estos antepasados siguen manteniendo su influencia en la actualidad.

Australia, Dinamarca, Holanda y la India son también países en los que el Teckel es popular. En el Reino Unido, el Teckel Miniatura de Pelo Largo es el favorito, e incluso supera en número a razas británicas como el Basset, el Beagle y el Whippet, siendo este último el segundo más popular.

Para la FCI los Teckel tienen tres tallas: Estándar, Miniatura y Toy; para el AKC y KC sólo dos:

Estándar y Miniatura.

Los Teckel estándar originales pesaban entre 13,5 y 16 kg y eran utilizados en jaurías para cazar jabalíes. Los Teckel actuales pesan bastante menos: entre 7 y 3,5 kg.

Los Miniatura pesaban originalmente entre 7 y 11,5 kg y cazaban zorros o seguían el rastro de los ciervos heridos. Actualmente pesa entre 3,5 y 5,5 kg y caza conejos o liebres. En ocasiones se utilizará un Teckel Miniatura de sólo 2,3-2,7 kg para la caza, siempre que el perro tenga un gran ánimo para la labor que contrarreste su diminuto tamaño.

Existen tres variedades de pelaje: pelo corto, pelo largo y pelo duro. Los de pelo corto y los de pelo largo fueron los primeros. El de pelo duro se obtuvo más tarde para la caza entre espinos y zarzas.

Apariencia General

Su forma es alargada y baja, con una cola larga y hocico estirado, orejas largas y caídas, patas cortas y uñas negras. Tiene la cabeza alargada y las orejas implantadas altas, hacia atrás y caídas. La cola es larga y está implantada en la prolongación de la línea de la espalda.

Estas patas cortas son quizás la característica más reconocida de la raza y las que facilitan la caza en madrigueras, que era su principal actividad dentro de la caza, donde se muestra como un rastreador y muy valiente, y que no dudará en enfrentarse a un fiero jabalí.

Hay tres variedades, según la circunferencia torácica medida a la edad de 15 meses:

Estándar: peso máximo de 9 kg y una circunferencia torácica superior a 35 cm.

Miniatura: circunferencia torácica entre 30 y 35 cm.

Teckel para la caza del conejo: circunferencia menor de 30 cm.

Cada una de las variedades de tamaño puede presentar tres tipos de pelo:

De pelo corto.- El pelo debe ser corto, espeso, brillante, liso, bien pegado al cuerpo, fuerte y duro; no debe mostrar zonas sin pelo. La cola con pelo fino y tupido, pero no demasiado peluda.

De pelo largo.- El pelaje está provisto de una capa externa de pelo liso, brillante y bien pegado al cuerpo, se alarga debajo del cuello y en la parte inferior del cuerpo, sobresale en las orejas y presenta en la parte posterior de las extremidades un pelo claramente más largo en forma de plumas. El pelo más largo se encuentra en la parte inferior de la cola, donde forma bandera.

De pelo duro.- Con excepción del hocico, las cejas y las orejas, tiene en todo el cuerpo – mezclado con la capa interna de pelo – una capa externa con el pelo pegado al cuerpo, espeso, áspero y grueso. En el hocico posee una barba bien marcada. Las cejas son tupidas. En las orejas, el pelo es más corto que en el cuerpo, casi liso. La cola con pelo bien desarrollado, uniforme y muy pegado.

En las tres variedades de pelo se admiten los mismos colores:

Perros unicolores: Rojo, rojo-amarillo, amarillo, con o sin moteado negro. El blanco no es deseable, pero en forma de unas pequeñas manchitas no es eliminatorio. La trufa (parte terminal de la nariz) y uñas son negras, aunque se permite el color rojizo-marrón.

Perros bicolores: Negro profundo o marrón claro, todos con marcas de fuego de color rojo oxidado o amarillo encima de los ojos, a los lados del hocico y del labio inferior, en el borde interior de las orejas, en el antepecho, en las partes interiores y posteriores de las extremidades, en los pies, alrededor del ano y desde aquí hasta un tercio o la mitad de la parte inferior de la cola. La trufa y las uñas son negras en perros negros; en perros de color marrón, llevan este mismo color. El blanco no es deseable, pero se admiten pequeñas manchas. No son deseables marcas de fuego demasiado extendidas.

Perros manchados (arlequines, atigrados): El color básico es siempre un color oscuro (negro, rojo o gris). Son deseables manchas irregulares grises o beige. Ni el color oscuro ni el claro deben predominar. El color atigrado tiene rayas más oscuras sobre un fondo rojo o amarillo. La trufa y uñas son como en el caso de los perros uni o bicolores.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 2,50 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder