Teckel, razones para escoger esta raza

El Teckel, conocido popularmente como “perro salchicha”, es una raza que se originó en Alemania a fines del siglo XIX y desde entonces se lo conoce por su fisonomía alargada y sus patas cortas.

teckelodachshound10.jpg

El Teckel es un perro de dimensiones pequeñas, no alcanza más de 35 cm de circunferencia del torso, por lo que es muy bueno para vivir en pisos en las ciudades o bien en casas sin demasiado espacio.

Este perro tiene un buen carácter, es muy valiente, le encanta husmear en los hoyos del parque o buscar pequeños animales, debido a su origen cazador.

En cuanto a su conducta, dependerá mucho del adiestramiento que se le inculque desde cachorro, teniendo en cuenta que es “cabeza dura” cuando adulto, pero a la vez inteligente para comprender las órdenes.

Para que el comportamiento del Teckel sea la ideal, el dueño (o los dueños) deberá ser claro en sus mandamientos, saberlo recompensar o reprender.

El pelaje del Teckel puede ser corto o largo, por lo que eso también cambiará la cantidad del cuidado que se le deba realizar. Si es corto, un poco de cepillado semanal no vendrá nada mal pero si es largo, el trabajo será a diario o cada dos días.

La convivencia de este perro con los niños es maravillosa, debido a su carácter juguetón, paciente, cariñoso y protector. Es muy bueno para las casas con pequeños.

Con otros perros el Teckel se podrá llevar bien, pero tener en cuenta que querrá ser el dominante del grupo. La socialización será necesaria desde los primeros meses de vida.

Por lo demás, el Teckel es un perro aconsejable para vivir en ambientes fríos o cálidos, porque se adapta sin problemas, lo mismo que en lugares grandes o pequeños. Necesita de ejercicio moderado y alimentación saludable, aunque le encante comer carne todos los días. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder