Tortugas de Tierra (general)

Son animales que necesitan espacio para moverse y hacer ejercicio.

Tienen mucha aceptación, aunque quizá su prima acuática le gana en ese sentido.

El hecho de necesitar espacio a medida que van creciendo y que ensucian bastante hace que no sea uno de los principales animales de compañía, excepto si se dispone de espacio en el exterior.

Tortuga de Tierra.jpg

La característica más importante del esqueleto de las tortugas es que, una gran parte de su columna vertebral está soldada a la parte dorsal del caparazón.

El esqueleto hace que la respiración sea imposible por movimiento de la caja torácica, de modo que se realiza principalmente por la contracción de los músculos abdominales modificados que funcionan de modo similar al diafragma de los mamíferos y por movimientos de bombeo de la faringe. 

La estructura, forma y colorido del caparazón de las tortugas varía de una especie a otra.

Al igual que todos los reptiles, las tortugas son animales ectotérmicos, lo que significa que su actividad metabólica depende de la temperatura externa o ambiental. Por eso, es importante los focos de calor en la mayoría de las tortugas terrestre.  El metabolismo de las tortugas es muy lento.

La reproducción es ovípara y la incubación se realiza en nidos que ellas mismas excavan en la tierra, en donde el calor necesario es aportado por la irradiación solar.

Las tortugas terrestres se diferencian de las de agua, a demás

de otras características, por la forma de sus patas. Las terrestres tienen patas robustas con dedos para agarrarse bien al suelo, mientras que las de agua, también tienen patas fuertes pero entre los dedos tienen unas membranas que le ayudan a nadar. 

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder