Van turco

La raza de gatos Van Turco es una raza acostumbrada a vivir en entornos bien distintos y a adaptarse en cada uno de ellos. Son gatos juguetones, y curiosos, tanto que incluso les puede llegar a gustar el agua.

Es aconsejarle cepillarlo frecuentemente, pues tiene un pelaje bastante denso.

Son gatos de tamaño medio o grande, fuertes y musculosos. Es de color blanco y con manchas de color en la cabeza y la cola.

Van turco.jpg

El Van Turco es una de las razas más antiguas aunque de las menos conocidas, a pesar de su original pelaje y su dócil carácter. Le debe su nombre a su lugar de origen, las proximidades del lago Van en Anatolia (Turquía). Esta circunstancia también explica su afición al agua ya que la base de su alimentación, eran los peces capturados en el lago y en los ríos colindantes.

Los gatos a los que la gente de la región del lago Van en Anatolia, Turquía, considera como su gato local, son los elegantes Angora totalmente blancos, y valora especialmente a los de ojos impares.

Pero la raza que la cría de gatos occidental conoce como Van, es un gato de color y fue desarrollado a partir de gatos con llamativas manchas castañas que descubrió un criador inglés en un viaje a Turquía y lo llevo con él a Europa.

El tipo es parecido al del Angora, aunque el estándar especifica una leve depresión en el perfil de la cabeza.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Van Turco es un gato temperamental, posee un carácter juguetón y curioso. Les gusta el agua, si tiene la oportunidad de vivir cerca de un río o lago no será difícil encontrarlo chapoteando por la orilla o con un pez en el hocico.

Se adaptan fácilmente a vivir en todo tipo de entornos. Su relación con los niños es buena así como con otros animales domésticos. Muy temperamental, activo juguetón y curioso. Puede convivir con otros gatos, pero le gusta ser él quien lleve la voz cantante.

Son una de las razas gatunas que más tiempo tarda en alcanzar la madurez, unos 3 años, cuando lo normal es un año y cuatro meses aproximadamente, es un gato grande, activo e inteligente.

En cuanto al comportamiento los gatos de raza Van turco suelen ser bastante tranquilos, aunque ágiles y afectuosos. El Van turco suele ser muy inteligente y gran compañero.

Cuidados y Salud:

El Van Turco necesitará un cuidado constante de su pelaje. A pesar de que el pelo no se le anuda excesivamente gracias a su impermeabilización, sería aconsejable cepillarlo frecuentemente.

El Van Turco suele ser un gato sano aunque podría sufrir de sordera; anomalía hereditaria de las razas blancas. Debido al largor de su pelaje, también se podrían presentar casos de tricobezoares (bolas de pelo en el aparato digestivo).

Historia:

La raza de gatos Van Turco es originaria de la zona suroeste de Asia, el territorio que actualmente ocupan Iran, Irak, el suroeste de Rusia y el este de Turquia. “Van” es un término común que se antepone al nombre de diversas poblaciones, viene del nombre de un lago – Lago Van – por tanto no es algo sorprendente ni casualidad que el único gato criado en la zona se llame Van Turco.

En los años cincuenta, un par de británicas, L. Lushington y S. Halliday, se hallaban en la zona realizando una investigación sobre el origen del Angora Turco. Para su sorpresa, lo que descubrieron fue unos magníficos gatos blancos que vivían silvestres o en las casas con la gente a diferencia del Angora que llevaba años criándose selectivamente en el Zoo de Ankara.

Regresaron a Inglaterra con una pareja de estos gatos y, a partir de ese momento, empezaron las primeras crías. En 1969 se reconoció oficialmente la raza en Europa aunque en USA sigue sin reconocerse como raza oficial, se interpreta como una variante del Angora.

Apariencia General

El Van Turco es un gato de tamaño mediano a grande, robusto y musculoso. Este gato es moderadamente largo y sus patas traseras son ligeramente más largas que sus patas delanteras.

Los machos pueden pesar 7 kg, mientras que las hembras tienden a ser algo más ligeras de peso, de 5 a 6 kg. Pueden llegar a un metro de largo desde el hocico hasta la punta de la cola.

El cuello es corto y la cabeza es corta, triangular y ligeramente inclinada hacia abajo. Con contornos redondeados y ausencia de ángulos y líneas rectas. Tiene los pómulos altos, el hocico lleno y redondeado.

Tiene los ojos en posición ligeramente oblicua. Son grandes y ovalados y pueden ser de color ámbar claro u oscuro, naranja o azul. Presenta frecuentemente heterocromía (ojos de diferente color).

Las orejas son grandes, anchas en la base, de inserción alta, con puntas ligeramente redondeadas y muy peludas. La cola es moderadamente larga y también muy peluda.

El pelaje es el rasgo más fascinante de este gato. El extremo clima de la región oriental de Anatolia durante todo el año parece haber diseñado la capa del gato con el tiempo. Anatolia oriental es montañosa, y el lago Van se asienta a los 1.600 m. sobre el nivel del mar. La zona se enfrenta a temperaturas tan extremas durante las temporadas de verano e invierno, que es casi inhóspito.

Tiene el pelo semi-largo, es gruesa en invierno, pero muy suave, como de piel de conejo o de cachemir. Durante los meses de primavera y verano, cuando se vuelve extremadamente caliente, el pelo largo es cambiado por pelo más corto que conserva la sensación de cachemira. El pelo de la cola es largo todo el año y tiene la apariencia de un cepillo para botellas.

La particularidad del gato Van Turco es que su manto tiene una capa de pelaje interior que, al contrario que en los demás gatos, le permite aislarse mejor del agua.

La coloración del pelaje del gato Van Turco es diferente a la de otros gatos porque se admiten manchas de color naranja que cubran la cabeza y la cola, pero el cuerpo del gato es blanco. Estas manchas establecen el motivo “Van” y pueden ser rojas, crema, negras, azules o tortuga.

En las competiciones y eventos de razas de gatos se considera un defecto si el gato tiene más de tres manchas en el cuerpo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder