Yorkshire, razones para escoger esta raza

El Yorkshire es un perro ideal para tener en un piso en la ciudad. También lo suelen adoptar aquellos que viven en una casa pequeña con un jardín. Esta raza diminuta de origen escocés e inglés se adapta a la vida hogareña sin problemas.

yorkshireterrier4.jpg

Además, debido a su diminuto tamaño, es maravilloso para ser compañero de viajes o paseos de sus dueños. Se lo puede colocar en una canasta o bolso y llevarlo a donde se desee.

Los Yorkshire tienen un carácter fuerte, dominante, que se caracteriza por un ladrido constante y feroz. Esto puede ocasionar problemas con los vecinos, por ejemplo, pero se controla con el adiestramiento desde cachorro.

Es usado entonces para la guardia del hogar, al menos para avisar de presencias extrañas, ya sea de personas o animales. Detectará cualquier amenaza y la hará saber a sus dueños. 

Los cuidados que necesita el Yorkshire se relacionan mayormente a su estómago, ya que suele ser bastante delicado. No se les puede dar alimentos que no sea pienso, porque les provocará vómitos o diarrea.

El comportamiento y la conducta de este perro dependerá mucho de la socialización que tengan desde que nacen, sobre todo si en el hogar hay otras mascotas.

La convivencia con esta raza es muy buena, puede jugar con los niños sin problemas o con otros perros. Sin embargo, hay que tener en cuenta que siempre reclamarán la atención de sus dueños.

El Yorkshire tiene pelo largo en la mayor parte de su cuerpo. Para que sea más sedoso y brillante, se aconseja el cepillado periódico, al igual que una higiene adecuada.

Finalmente, el Yorkshire precisa de caminatas casi todos los días. Tener cuidado de llevarlo atado porque suele ir detrás de pequeños animales o alimañas con bastante velocidad. Esto se debe a su pasado de cazador de ratas o conejos en la ciudad o el campo, respectivamente.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 3,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder